JA Teline V - шаблон joomla Форекс
14
Mon, Oct
126 New Articles

¿DEBATE EN CHIAPAS?

Columnas
Typography

Una cuestión medular en una democracia, es la posibilidad de confrontar ideas, proyectos o diversas alternativas, examinarlas mediante el uso de la razón y no sólo con emociones, respetar las ideas opuestas, llegar a acuerdos, respetar a los otros contendientes como a sí mismo.  Pero cuando se ha vivido por mucho tiempo simulando, la exposición pública no puede ser otra que la desgracia política.

 

La claridad implica saber expresar las ideas, para que los destinatarios estén informados de las intenciones de cada aspirante a un cargo público, pero además de la forma de exponer, las actitudes y aptitudes, el carácter, las reacciones ante planteamientos y ofensivas personales, no como autómata que cuando una palabra sale mal se paraliza.     

Pero los aspirantes en un debate no empiezan de cero, tienen una carrera o han desarrollado determinadas actividades, que pueden permitir por los resultados anteriores conocer con más seguridad la idoneidad del candidato y propuestas. 

En el caso de Chiapas, los aspirantes a la gubernatura del Estado han tenido diversas oportunidades de gobernar, lo que de sí mismo los descalifica bajo los principios éticos básicos. Baste contrastar los resultados con el actual grado de desarrollo social: analfabetismo, producto interno bruto, desplazados, educación, desigualdad social, niveles de atención a la salud, entre otros.  

En Chiapas, quienes se encuentran en la boleta electoral están no porque su partido o afiliación política los haya impulsado, sino al contrario, los han relegado, pero como la lucha no es de principios ni ideas, han buscado y con éxito encontrar otra trinchera política, aunque ellos mismos han sido adversarios de dichas corrientes ideológicas en su pasado.

La tenacidad por el hueso mayor es porque saben que es un excelente negocio, así desde la cúspide del poder local pueden hacer infinidad de negocios y manejar las instancias de justicia a su antojo, para golpear a los adversarios políticos y protegerse de sus fechorías.     

El pueblo es un concepto genérico, abstracto sin una existencia real, como se pudiera decir de la humanidad, quiénes y cuántos conformamos la humanidad, nunca podremos ni ver al pueblo ni a la humanidad. Lo que sí es palpable, es la ciudadanía, de ésta tenemos distintas tipos, los que por sus intereses personales conforman un grupo o equipo para imponer sus decisiones en la vida pública, los que sin concebir o por indiferencia comercian su voto, éstas son las grandes masas anónimas, sin rostro, pero necesarios para la estadística electoral; otros, los que poco o nada les interesa la política, porque saben que a nada bueno conduce, otros, los que viven de los que se dicen políticos, que a base del chantaje esencialmente reciben beneficios por acallar su voz, y los menos, que están dispuestos a luchar desde su trinchera, porque se respeten las aspiraciones de vivir en una sociedad justa.               

En Chiapas, no es una lucha de ideas, de principios, de proyectos sociales, es la necedad por seguir viviendo del erario público y detentar el poder.