JA Teline V - шаблон joomla Форекс
17
Sat, Nov
139 New Articles

AMLO Y BOLSONARO: DOS PROMESAS DE CAMBIO ANTAGÓNICAS

Columnas
Typography
Al igual que los mexicanos el pasado 1 de julio, los brasileños votaron ayer domingo por el cambio.

Eso es lo que representa el capitán retirado del Ejército y político ultraderechista brasileño Jair Bolsonaro: el cambio en un país harto de la violencia y la corrupción, dos temas que en México también definieron la elección del izquierdista Andrés Manuel López Obrador como presidente.

 

Y como los ciclos políticos suelen ser pendulares, los brasileños optaron por un exmilitar de mano dura, homofóbico y racista tras tres gobiernos recientes del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), mientras los mexicanos decidieron virar a la izquierda tras décadas de neoliberalismo del PRI y del PAN.

Al PT, los brasileños le cobraron la corrupción de sus líderes. Luiz Inácio Lula da Silva, el obrero metalúrgico que llegó a la Presidencia de Brasil en 2003 y que logró sacar de la pobreza a 30 millones de sus compatriotas, cumple una sentencia de 12 años por cargos de peculado.

Bolsonaro, a quien Lula aventajaba en las encuestas antes de que la justicia impidiera al expresidente participar en estos comicios, capitalizó la indignación ciudadana con los escándalos de corrupción en la petrolera estatal Petrobras y de la constructora Odebrecht, que salpicaron a toda la clase política de ese país, inclusive al actual gobernante Michel Temer.

Como López Obrador en México, Bolsonaro ganó los comicios del domingo con amplitud y contundencia. Obtuvo el 55 por ciento de los votos, contra el 44 por ciento para el izquierdista Fernando Haddad, el candidato de Lula.

Lo llamativo de los procesos políticos de alternancia en el poder que se desarrollan en México y en Brasil es que tienen un origen común –el hartazgo ciudadano frente a sus gobernantes y la clase política tradicional—, pero las opciones de cambio decididas por los electores no sólo son diferentes entre sí, sino antagónicas, a pesar de que parten de diagnósticos similares.

Tanto Bolsonaro como López Obrador han dicho que quieren “pacificar” a sus países, que atraviesan por periodos de violencia sin precedentes.

Pero mientras el presidente electo de México impulsa un proceso de diálogo con las víctimas de la violencia para transitar hacia una fórmula de paz que contemple amnistías a los eslabones más débiles de la cadena del narcotráfico y rebajas de penas a los criminales que se sometan a la justicia, Bolsonaro habla de más represión y mano dura.

El futuro gobernante de Brasil apuesta por ampliar la posesión de armas entre la población para defenderse de la delincuencia.

De acuerdo con Bolsonaro, las armas son “objetos inertes que pueden usarse para matar o para salvar vidas” y cada ciudadano debe tener derecho a poseer un arma de fuego que le permita ejercer su derecho a “la legítima defensa”.

También buscará que los policías gocen de una virtual inmunidad cuando matan a un presunto delincuente a fin de propiciar una doctrina de “tolerancia cero” frente al crimen.

“Primero dispara y después investiga”, ha dicho el próximo presidente de Brasil, que es uno de los países más violentos del mundo, al igual que México.

El año pasado, Brasil registró 63 mil 880 homicidios, 175 cada día en promedio. La tasa de asesinatos fue de 30.8 por cada 100 mil habitantes.

México, también en 2017, tuvo una tasa de homicidios de 25 por cada 100 mil habitantes y la violencia figura como la principal preocupación de los ciudadanos.

Será interesante ver cuál de las dos estrategias produce más y mejores resultados durante los próximos años, si la de mano dura de Bolsonaro, o la de ensayar políticas alternativas frente al crimen –incluso la despenalización de algunas drogas—, como propone López Obrador.

Los dos coincidirán como presidentes de sus respectivos países al menos durante los próximos cuatro años.

El periodo de gobierno de Bolsonaro iniciará el próximo 1 de enero y concluirá en 2022, pero el controvertido exmilitar de 63 años de edad podrá reelegirse para un nuevo periodo de cuatro años.

El “Trump brasileño”, le dicen en su país por sus coincidencias de estilo con el mandatario estadunidense Donald Trump.

La carrera política del futuro presidente de Brasil está marcada por sus posturas homofóbicas, racistas, misóginas y a favor de la tortura, la pena de muerte y la dictadura que gobernó su país entre 1964 y 1985.

Para combatir la corrupción, Bolsonaro promete un “gobierno decente, diferente a todo lo que nos llevó a una crisis ética, moral y fiscal”.

En ese gobierno, el presidente electo nombrará como ministros “al menos a cinco generales”, lo que según ha dicho se traducirá en un manejo más honesto de los recursos públicos.

Además, ha dicho que enviará al Congreso para su aprobación una iniciativa anticorrupción de la Fiscalía Federal que incluye medidas como la protección de los informantes que denuncien a los corruptos, penas más severas a los funcionarios públicos que incurran en enriquecimiento ilícito y la simplificación de los procesos penales para evitar la impunidad de quienes desfalquen las arcas del gobierno.

En el tema de corrupción, la propuesta de Bolsonaro –quien ha sido diputado federal por siete periodos consecutivos– no es muy distinta de la de López Obrador, quien también ha prometido un gobierno honesto y austero y ha dicho que gobernará con el ejemplo.

Ambos tienen fama de incorruptibles y ninguno registra en su paso por la política acusaciones de corrupción. Los dos recibirán países marcados por el desencanto de los ciudadanos y la expectativa de cambio.

Sus diferencias ideológicas son claras. Lo que habrá que ver es qué estrategias funcionan mejor desde el gobierno.