JA Teline V - шаблон joomla Форекс
18
Tue, Dec
139 New Articles

SIGNOS

Columnas
Typography
Las deudas impagables de Manuel Velasco

Manuel Velasco está con menos de un pie dentro y más de uno fuera. Se va y deja tras de sí una estela de deudas de varios miles de millones impagables a proveedores de servicios que creyeron en su palabra y le otorgaron crédito, aún a costa de endeudarse con la banca privada que hoy les ha embargado y les mantiene en bancarrota.

 

Se le cansó el ganso de las mentiras al “güero”, que por lo visto le vale una y dos con sal lo que la gente diga de su conducta que raya en lo delictivo al convertirse en un gobernante fraudulento que incumplió no únicamente a empresarios, sino a la gente más humilde que creyó en sus promesas de tener una vida mejor durante su gobierno.

Manuel enfrenta una bancarrota moral, porque ya nadie cree en él, al fallar a todos con sus compromisos firmados ante notario público que pese a tener en sus manos cerca de 500 mil millones de pesos para ejercer a favor de los jodidos chiapanecos, el dinero no aparece en las arcas de Hacienda estatal, que están más vacías que el estadio de los “Cafetaleros de Corazón” (cursi), de Tapachula, que en un acto de narcisismo total le puso su nombre.

Ahí en “La Perla”, el engaño total a la afición que impulsó al equipo de futbol, que no solamente llegó a la final, sino que la ganó para estar en la liga de ascenso de la primera división, pero que ante el incumplimiento de Manuel Velasco Coello, con las         recomendaciones de la Federación Mexicana de Futbol, de adecuarlo para estar en el nivel obligado, el triunfo fue nulificado y con ello se iría al caño tanto el trofeo de campeón, como el orgullo de una afición que hoy repudia al “gober” mitómano.

No hay dinero, es la cantaleta que se escucha en la Secretaría de Hacienda, en la Torre Chiapas, ésa que se construyó con dinero del pueblo y que el compadre Juan  Sabines Guerrero regaló al empresario de TVAzteca Ricardo Benjamín Salinas Salinas Pliego, en una negociación en lo oscurito pactada con la mediación del ahora ex senador Luis armando Melgar Bravo.

Los empresarios están que no se la creen y tarde se arrepienten de haber confiado en quien finalmente les ha visto la cara de tarugos, porque no encuentro otra definición a la conducta de este irresponsable gobernante inmaduro, además de inepto, pero bueno para el trinquete en el que toda la familia directa e indirecta estaría involucrada en la mamazón presupuestal, que tenga usted la seguridad que se mantendrá impune, aunque su nuevo amigo y protector Andrés Manuel López Obrador, jure y perjure que combatirá a los corruptos, porque por lo pronto es uno de los muchos que ya perdonó en su borrón y cuenta nueva.

No hay dinero y por todo el estado Velasco Coello ha mandado a colgar pendones en los postes, donde se vanagloria de “su obra sexenal”, haciendo alarde de los muchos miles de millones ejercidos en la realización de decenas de miles de obras, que solamente están en la mente calenturienta de sus operadores mediáticos que a nadie convencen, porque los chiapanecos saben que la mentira es su mejor carta de presentación.

El sábado entregará la estafeta a un Rutilio Escandón Cadenas, que de entrada querrá salir de inmediato, porque el manto de la corrupción es tan inmenso, que no sabrá cómo quitarlo, porque un buen número de los colaboradores de Manuel estarán en el equipo del primer círculo del ex diputado federal y ex senador  del Partido de la Revolución Democrática, ahora desde el 8 de diciembre, gobernador por el partido del Movimiento de Regeneración Nacional (morena).

Manuel deberá ser enjuiciado por el pueblo de Chiapas, previo desafuero como senador plurinominal por el Partido Verde Ecologista de México. Debe ser sancionado severamente por haber encabezado un gobierno corrupto pleno de nepotismo en el que su madre Leticia Coello, debe ser puesta en banquillo de los acusados, para que juntos aclaren el origen de la riqueza escandalosa que les pone en evidencia, junto con su tío Jesús Agustín Velasco Siles o el fiel escudero Ramón Guzmán.

Demasiada tela de donde cortar. Toda una administración plagada de desvíos presupuestales que deben ser investigados por la Auditoría Superior de la Federación, por tratarse en su mayor parte de los casi 500 mil millones de pesos que siguen sin transparentar en su destino final.

Se van Manuel y toda su familia, cargados de los dineros que legalmente debieron aplicarse en beneficio de los chiapanecos que menos tienen, los que enfrentan hambre y desnutrición de tercer grado, los que carecen de vivienda digna, de ingresos porque no tienen  trabajo productivo, los que viven en la extrema miseria.

La pregunta está en el aire, cuando a partir del 8 de diciembre, Rutilio Escandón tenga que enfrentar los justos reclamos de quienes prestaron un servicio bajo contrato de palabra del todo poderoso gobernador, sin que pueda dar una respuesta acorde a las urgentes necesidades de los demandantes.

Deuda de más de dos mil millones de pesos del gobierno estatal con la Comisión Federal de Electricidad, que ya los diputados levantadedos han autorizado al mandatario que la pague mediante trueque con el edificio ubicado frente a lo que queda del histórico hotel Bonampak, donde está en su explanada una cabeza del rey Pakal de Palenque, que algún estúpido funcionario ordenó se pintara de manera multicolor, cometiendo un sacrilegio contra nuestra ancestral cultura maya.

Que pague Manuel antes de irse a seguir disfrutando de su nueva vida de rico multimillonario, al igual que Pablo Salazar Mendiguchía y Juan Sabines Guerrero, ha sido la exigencia en redes sociales de empresarios defraudados y atropellados en sus derechos por este inverde gobernante.

Manto protector de Velasco Coello, hacia el ahijado de su señora Madre, el ex rector de la Universidad Autónoma de Chiapas, Eugenio Ruiz Hernández, que al ser cuestionado por el nuevo responsable de la UNACH, Carlos Faustino Natarén Nandayapa )2018-2022), acerca del destino de los 35 millones de pesos para pagar aguinaldos de los académicos y trabajadores el fin de año y otros gastos de la Máxima Casa de Estudios, ha respondido que el recurso está en las arcas gubernamentales, lo cual sería desmentido de inmediato por la Secretaría de Hacienda, adelantándose desde ahora un posible mega fraude por posibles desvíos.

Pero también, conociéndose como se han manejado los dineros por parte de quien gobernó Chiapas de manera anárquica en los últimos seis años, habría tal vez de repensar mejor el destino de tan importante presupuesto.

Días finales de un sexenio en el que por todos lados ha brincado la liebre de la corrupción, como en el Colegio de Bachilleres de Chiapas (Cobach), donde existe la denuncia de sus trabajadores de un fraude monumental de 500 millones de pesos, por parte de las dos últimas administraciones, encabezadas por Enrique Hernández Bielma y el actual Guillermo Toledo Moguel, en el que también está involucrado su líder Víctor Manuel Pinot Juárez.

Donde se pique brota la corrupción en la que están involucradas gentes de la confianza de Manuel Velasco Coello, como en el Instituto de la Infraestructura Física Educativa (Inifech), durante el período de Eduardo Zenteno, quien antes fue salvado de la cuerda floja por su jefe, cuando de la Procuraduría General de la República venían por él para ponerlo tras las rejas, por actos deshonestidad con los recursos de la Cruzada Nacional contra el Hambre, que hizo como delegado de la Secretaría de Desarrollo Social federal, pero fue rescatado de última hora haciéndolo diputado federal plurinominal.

Manuel se va este sábado y deja sumido en la ruina a los chiapanecos y a un gobierno, el de Rutilio Escandón Cadenas, que difícilmente podrá salir adelante por el enojo de un pueblo harto de tanto abuso del poder, traducido en actos irracionales de poder.

Justicia pronta, expedita y sin compromisos claman los damnificados por un “güero” que nunca supo gobernar y si en cambio enriquecerse de manera cínica e impune. Será la prueba de fuego para Rutilio.

SI NO QUE SE DEMUESTRE LO CONTRARIO