JA Teline V - шаблон joomla Форекс
23
Tue, Apr
47 New Articles

COMENTANDO LA NOTICIA

Columnas
Typography

El papel del Ejército Mexicana en la 4T

No cabe duda que en la Cuarta Transformación iniciada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, lo impensable está tomando derroteros por demás inesperados. Planteado así es verdad, me podría estar refiriendo a cualquier cosa digo si partimos que en varias aristas del quehacer gubernamental, se han venido estableciendo políticas que aunque anunciadas desde campaña es verdad, no dejan de estar causando cierto escozor. ¡Y mire que no es sólo entre sus adversarios históricos!, desde donde el presidente está recibiendo críticas, sino que hay dentro de sus mismas huestes por ejemplo en el caso de las estancias infantiles, que ya le reprochan haber recortado a la mitad (de 4 mil millones quedó en 2 mil) el presupuesto destinado para este rubro. Pero en fin.

Es el tema o al menos al que quiero referirme, del papel o nuevo rol que el ejército mexicano muy en específico, está empezando a jugar en la 4T. Así y  a raíz del anuncio de la cancelación oficial del NAIM (Nuevo Aeropuerto Internacional de México) que se construiría en Texcoco (en dónde alguna vez hubo un lago), al optarse en base a la consulta (¿?) fuera en la actual base militar de Santa Lucía en donde se construyera, se dijo o mejor dicho lo anunció el propio Andrés Manuel, que sería el ejército quienes se encargarían en realizar la magna obra. Desde entonces entre el poder ejecutivo y las fuerzas castrenses, no ha habido acto que no sea el pretexto ideal para realizarse,  entre ambos poderes el civil Presidencial y el militar de las Secretarías de la Defensa y Marina, para prodigarse mutuos reconocimientos. Así y en los dos últimos actos militares por cierto como la Marcha de la Lealtad y el 110 Aniversario de la Fuerza Aérea, sirvió de marco espléndido para que las fuerzas armadas en conjunto le demostraran al presidente, su firme convicción y claro lealtad a toda prueba, al Jefe Máximo de las Fuerzas Armadas del país. Incluso, agradeciéndole de manera explícita el Secretario General Luis Cresencio Sandoval, haberlos tomado en cuenta para cuidar de la seguridad de los mexicanos. Es decir integrar la Guardia Nacional.

Sin ir más lejos el tema de la Guardia Nacional que se ha anunciado se conformará con la actual Policía Militar, Policía Naval y Policía Federal además de reclutar a 50 mil elementos más, empezó casi desde su concepción a causar rechazo igual casi generalizado, sobre todo de grupos y organizaciones nacionales de defensa de los DDHH y al mismo tiempo en el concierto internacional incluso de la propia ONU, advirtieron el riesgo de militarizar al país. Aquí lo que causó más contrariedad y asombro incluso por parte de afines a la 4T, fue que el discurso de López Obrador de ofrecer durante la campaña el regreso gradual pero inmediato de los militares a los cuarteles, de menos sorprendió a la mayoría de sus seguidores al anunciar,  no sólo que el ejército se quedaba en las calles hasta nuevo aviso sino que ahora los militares y marinos que ya especifiqué, se incorporaban a la seguridad pública. Pero bueno eso está ahora mismo en el Senado y todo puede ocurrir. Pero no es el tema, al menos no de esta entrega.

El quid del asunto comentaba, es el nuevo papel que el Ejército Mexicano y en general las fuerzas armadas del país en esta 4T, está tomando derroteros antes inexplorados. Sí bien sabemos las atribuciones, facultades y responsabilidad institucional que la Constitución General de la República les confiere, y que a eso se debería -en teoría- constreñir. Sin embargo, las fuerzas armadas siempre han ido más allá de lo que la propia constitución les mandata y ahí están en programas de reforestación o bien en campañas de salud; ya no se diga en momentos de desastres que por inundaciones, temblores o cualquier otro fenómeno natural, la población civil requiera de su auxilio. Cabe destacar que el nuestro, es un ejército de paz y por ello mismo ante la improbabilidad de una invasión extranjera, el pueblo armado como les llama Obrador, se ha caracterizado por realizar acciones como las ya señaladas incluso allende nuestras fronteras. Es cierto que su obligación constitucional no está en combatir la delincuencia ni al crimen organizado, pero las circunstancias del país y la poca efectividad de las policías estatales y municipales, han hecho de esta realidad una necesidad imperiosa.

Pero tampoco es a eso que quiero referirme, sino que ahora el ejército también se volverá administrador del nuevo aeropuerto de Santa Lucía; es decir no sólo lo va a construir sino lo va a explotar y los ingresos que se obtengan de su actividad (aeroportuaria) irán a las arcas de la propia secretaría de la Defensa. Y así también y de acuerdo a la venta de una parte importante de terrenos en Santa Fe de la CDMEX, sí allá donde se encontraba la fábrica de armas del propio ejército, se planea un desarrollo inmobiliario que igual estará en manos de la SEDENA.

Así entonces cabe preguntarse y no porque no se tenga confianza a ambas secretarías de Defensa y Marina, o en el ejército ni armada de México, sino porque el abanico de acción y reacción de las fuerzas armadas puede llegar a convertirse en un peligro para la vida institucionalidad del país. Y cierro con una cita que usa mucho el propio presidente López Obrador, cuando se refiere a la separación del poder político del poder económico pero que creo, aplica igual a la estrategia o plan que tiene diseñado para las fuerzas armadas del país cuando dice y dice bien y le compro la idea de: “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. O acaso es este; El papel del Ejército Mexicano en la 4T. Me queda claro.

Ya de salida

En días pasados los integrantes de la Asociación de Columnistas Chiapanecos, tuvimos una interesante plática con el Jefe de Prensa del ICOSO del gobierno estatal. Con este encuentro por cierto cordial y amistoso, fue la oportunidad de conocer de viva voz de una voz autorizada del Instituto lo que el gobierno de Rutilio Escandón Cadenas, tiene pensado en materia de comunicación gubernamental. El joven aún funcionario, no se anduvo por las ramas y dijo con claridad lo que espera de los periodistas y lo que este gobierno, eso sí desde la base de la austeridad republicana, va a establecer para construir así entendí, una nueva relación con los medios de comunicación. Sobre de lo que espera dijo, es respeto a la vida privada del gobernador y colaboradores, pero también fue claro en señalar que eso no quiere decir que no se le critique incluso externó ¡bienvenida la crítica!, porque eso nos sirve mucho para accionar y tomar decisiones. Creo que el mensaje fue bien recibido por los compañeros y compañeras de la Asociación, aunque cada quien habrá de expresar sus particulares puntos de vista y conclusiones. Me quedo con algunos puntos ahí planteados por el joven funcionario de Icoso y que gravitaron en estas vertientes; no más pagos millonarios a unos pocos medios, eso se acabó dijo ¿caso hay? Habrá menos recursos para publicidad institucional comentó, pero los que hay se distribuirán de modo más equitativo y otra cosa fue; que se acabaron los “periodistas” de celular es decir, procurarán que quienes ejerzan el periodismo como modo de vida acrediten en que medio laboran y por supuesto, se considerarán las biografías profesionales en el ejercicio periodístico. De entrada suena bien, aunque también por la parte que me corresponde, la libertad de expresión no está a merced de voluntad alguna como tampoco es una mercancía. La crítica buena o mala debe servir para construir no para destruir. A las cosas hay que llamarlas por su nombre y cierto estoy, eso abona más y mejor a la construcción de equilibrios y ordena el accionar gubernamental. Como sea, esto apenas está empezando y si no se apura el gobernador en entenderlo, las cosas se le pueden salir de control y luego entonces, puede resultar demasiado tarde cualquier acción y toma de decisiones…// ¡Me queda claro! Salu2.