JA Teline V - шаблон joomla Форекс
31
Tue, Jan
119 New Articles

¿QUE PASA EN NUESTRAS ESCUELAS?

Columnas
Typography

En 1830 en Francia, al concluir el periodo de la Restauración, se inicia un período de liberalización de la vida social al margen de las ideas del antiguo régimen  y se crea la escuela Primaria cuyo propósito era formar la idea del niño y establecer una base de conocimientos para fincar valores y modelar la mente del futuro ciudadano. Es ahí donde comienza a discutirse la naturaleza y contenidos del quehacer educativo cuya propuesta comenzaba con el aprendizaje de la lecto escritura y las bases de la medición a través de la aritmética, pero sobre todo es ahí cuando la Iglesia se enfrenta al nuevo Estado para la impartición de contenidos morales, por lo que en contrapartida, éste buscaba fincarla en el civismo y no en la religión para la formación del nuevo sujeto.

No seria sino hasta 1871 con la aparición de la tercera Republica francesa que se instaura la educación laica, gratuita, obligatoria y con contenidos fundamentados en la ciencia como base de explicación del mundo. La extensión de esta propuesta llegaría al mundo y en Mexico será en el periodo de la Republica Restaurada donde la escuela Normal se establezca y se logre implantar el artículo tercero de la constitución de 1857, que expresaba que “la educación será libre”, entendiendo por esto que no tendrían ninguna atadura a prejuicios o ideologías.

Sin embargo, la educación de hoy enfrenta nuevos problemas: el primero, el de la socialización en un mundo en constantes cambios y precedido por la violencia; la exigencia de actualización constante de los contenidos; la modificación de las expectativas de movilidad social vía educación que hoy muestran tendencias decrecientes en materia de oportunidades laborales y la erosión de las instituciones no sólo del Estado, sino las que fundamentan la vida civil como es el caso de la familia que muestra severos problemas de desintegración. 

En medio de esto surgen problemas que nos orientan más hacia la nota roja que a la búsqueda de explicaciones sensatas. Un hecho que estos dias ha causado el escándalo mayúsculo es el caso del niño de once años que el viernes pasado asesino a su maestra e hirió a 6 personas más en su escuela, manejando dos pistolas una calibre 40 para uso exclusivo del Ejército y otra 22, que requiere autorización para uso de civiles. Lo cierto es que no se conoce la motivación que lo impulsó, ni tampoco cómo a los 11 años pudo manejar estas armas; saber cómo las adquirió o de dónde las tomó. El caso es que al realizar este acto como remate se suicidó el menor por lo que el expediente no requiere mayor abundamiento.

Pese a todo hay mucho que reclama ser respondido. En los casos parecidos en Estados Unidos, algunos han pertenecido a cofradías secretas que estimulan pactos suicidas. Otros grupos inducen a los sujetos a compromisos de pertenecía a sectas de las cuales no pueden separarse a voluntad. Y no de menor importancia están los casos de los minoristas de la droga. En todos los casos el empoderamiento opera desde el ámbito de redes, páginas de internet o enlaces donde el ámbito escolar es un espacio propicio para estas actividades.

Pero ¿cómo escogen a sus victimas? Si pudiéramos hacer un perfil de las personas elegidas para realizar estos actos brutales tendríamos que decir que en realidad son gente insospechable, pero ellos saben reconocer ciertos rasgos que muestran a una personalidad influenciable y con problemas en el seno familiar, lo que los lleva a  encontrar salidas que en oferta de medios se miran como posibles pese a lo fantasioso de sus propuestas.

Miremos el caso de los proxenetas que ilusionan a jovencitas mediante regalos y promesas de trabajos fáciles en países lejanos y que terminan en Europa o en el extremo oriente como prostitutas. No están tampoco exentos los casos de inducción de jovencitos a la homosexualidad para servir como sexoservidores de  sitios exclusivos para gentes del poder. No de menor importancia están los inductores provenientes de la familia que promueven el uso de drogas. En sí no es un acto voluntario su adscripción a  este comportamiento, pero en todos los casos es un acto de ejercicio de poder sobre los sujetos.

En si el medio familiar y escolar de todos los niveles no esta exento de introducir en los sujetos en condición de ser susceptibles a estas influencias para orientar sus comportamientos siguiendo esos dictados. El proceso que se sigue para llegar a esta condición esta enmarcado en un proceso de pérdida de la autoestima. En un abandono de la persona en torno a sus metas que se miran como irrealizables, frente a un oferta inmediatista capaz de satisfacerla. Lo cual es comprensible en una sociedad de consumo donde el tener ha sustituido al ser.

El proceso continúa mediante la inducción y para ello nada mejor que las figuras ligadas al dinero, la fama, el prestigio, el uso de la violencia  sobre los débiles como bullyng y los logros que tanto fascinan a las mentes con tendencias narcisistas que buscan el “éxito” inmediato y fácil y donde las ofertas y salidas por cualquier vía resultan atractivas para mentes que en muchos casos lo único que buscan y desean es la muerte.

El último peldaño hacia el desastre es la evasión que opera como una salida justificadora a sus actos. Frases como sentirse incomprendidos, sin amor familiar, la carencia de bienes, la suerte y tantos pretextos que operan como factor que reclama evadirse de una realidad que no aceptan, pero que pesa sobre ellos, por lo que las drogas, el alcoholismo o la presunción de venganza sobre agravios reales o imaginarios operan como motor de evasión.

Hoy miramos las tragedias en los diarios que muestran cientos de jovencitas y jóvenes desaparecidos, asesinatos con uso de armas que no corresponden a las edades de los que las portan, una institución educativa que ha dejado de ser un instrumento de saber, sino que se mueve entre obsolescencias, definitivamente el mundo de hoy no es ejemplo para nadie y aceptarlo de modo pasivo o pretender seguir la inercia hacia donde quiere conducirnos no es tampoco el mejor plan.