JA Teline V - шаблон joomla Форекс
17
Sat, Apr
122 New Articles

SIGNOS

Columnas
Typography

ROSA URBINA, VORAZ TÍTERE DEL PODER EN TAPACHULA; LEGALMENTE NO PUEDE REELEGIRSE. GANARÁ “CHEQUE”.

A la sesentera abogada de última hora, con título universitario “patito”, Rosa Urbina Castañeda, le ha caído como anillo al dedo en su condición de género y síndica del ayuntamiento, en la recta final de su triste vida gris, el haber sido designada alcaldesa sustituta de Tapachula, al morir de un infarto el 20 de febrero de 2020 el Dr. Gurría.

Sus padrinos el empresario cervecero Fernando Rodas Alonso y su achichincle Jesús Domínguez Castellanos, aprovecharían su amistad como patrocinadores de campañas sexenales, y la condición de compadrazgo de “chuchín”, para pedirle reciprocidad al gobernador Rutilio Escandón Cadenas, hablándole al oído para pedirle la nombrara como relevo, a partir del 1 de marzo, por disposición del Congreso estatal.

El “plus” argumentada a su favor por el compadre muy querido, pues ambos son de Venustiano Carranza, que pesaría en el ánimo del mandamás chiapaneco, para sentarla en la “silla china”, era nada más y nada menos, que se convertiría en la primera mujer en ocupar el cargo, en la cinco veces centenaria tierra del huacal.

Y como al gober le encanta congraciarse con su jefe y tío político avecindado en Palacio Nacional, ni tarde ni perezoso daría la línea a los chicos y chicas levanta dedos, consumándose la idea, sin que “La Rosy”, como se le conoce entre sus amistades, tuviera ningún mérito para merecer tal reconocimiento.

Todos contentos y para demostrar que no había equivocación, don Ruti, daría todo el apoyo económico a la administración tapachulteca, pensando en que le sería útil en los comicios del 6 de junio de 2021, por lo que, para darle calor, vendría en el último año, de una manera constante, para acompañarla en la inauguración de las “magnas obras”, que vendrían siendo calles de una o dos cuadras, por lo que el mote de “lord calles”, sería aplicado al mero mero estatal.

Su arribo y presencia en el palacio de la municipalidad, no marcaría ninguna diferencia en los manejos presupuestales de la obra pública, al ser negociados directamente por su marido, el constructor Tomás Rubiera, quien se encargaría de habilitar una cabaña en la montañosa Unión Juárez, donde invitaría a sus colegas para ofertarles, previos acuerdos mochesteros, todas las opciones en las zonas urbanas y rurales.

Aparte, como ha sido la noble tradición en los “Honorables ayuntamientos” de la ciudad, cual secreto a voces, la continuación del cobro de las comisiones mensuales superiores al millón 300 mil pesos, por la renta de los camiones de basura, negocio en el que está involucrado un regidor familiar de ilustre senadora saltamontes, protegida por el verdoso y corrupto de Manuel Velasco Coello, que la tiene como posible candidata a la gubernatura en el 2024.

Un año, de marzo de 2020 a 2021, en que “La Rosy” Urbina, entregaría el control de todos los permisos oficiales para el funcionamiento de “botaneros”, bares y demás negocios de consumo de bebidas alcohólicas, al dúo Rodas-Domínguez, que harían de Tapachula una gran cantina, protegida en todo momento por los agentes de la policía local.

“La alcaldesa histórica”, la que por más que ha querido no ha podido imponer su moda de los pantalones acampaguados, para ocultar sus piernas de popotitos, que diariamente se pone todo tipo de cremas en la cara para tratar de ocultar lo inocultable, sus notables arrugas sesenteras.

Viento en popa, la acumulación de billete grande por las cuotas del comercio ambulante de locales, foráneos y centroamericanos, redituaba en el pasado no muy lejano, hasta cuatro millones de pesos mensuales, como lo pregonara abiertamente a sus amistades cercanas, la recaudadora entonces lideresa del partido tucanista y comadre del “meme” Velasco Coello.

Un año después de su “gobierno”, que ha resultado lo mismo que de los barracos, la decepción es generalizada dada su incapacidad e inexperiencia para atender la solución de los graves problemas prevalecientes, porque Tapachula, en la otra cara de la moneda, se ha hundido más en una mayor inseguridad, violencia, alcoholismo, prostitución, pandillerismo de “maras”, narcomenudeo, desempleo, insalubridad, mayores problemas de salud, asaltos, robos a casas y corrupción, en la que también los agentes policíacos compiten.   

Pero la verdad, creo que es lo que menos le importa a la advenediza alcaldesa, que una vez probado el pastel, se lo ha comido casi todo, al llegar a escasos tres meses de las elecciones del 6 de junio, por lo que pide de nuevo apoyo a sus padrinos para, con sus ahorritos para la campaña, buscar la diputación federal por el 12 distrito, pues se le ha avisado que el súper inteligente, dueño de las Secretarías estatales de Economía y del Trabajo,  Yamil, el junior consentido de los Melgar Bravo, va por el relevo del cargo.

Nada tontita, una vez que el gober Ruti le autoriza, pide licencia por 90 días, del 1 de marzo al 1 de junio, desapareciendo varias semanas de los reflectores, lo mismo que Yamil, el de la riqueza inexplicable, en espera de la decisión del hombre del Palacio Estatal de Tuxtla Gutiérrez.

Y cuando se daba por hecho que el ex delegado del Seguro Social en Chiapas, Tlaxcala y Puebla, donde dejó huella nada buena, iba por la silla china, la jugada sería cambiada, pues Escandón Cadenas recibiría los resultados de una encuesta hecha para evaluar el arraigo de Yamil, que no agradaría por el repudio social a tal propósito, llegando Ruti a la conclusión de que Urbina Castañeda, podría sacar de la barranca al desmadejado toro morenista, que ha ido de mal en peor en el ánimo de los tapachultecos, al cumplirse la mitad del sexenio.

Urbina estaba al borde de la histeria porque no sabía su destino político, ya que cuando sus más allegados le preguntaban, contestaba que no dependía de ella la decisión, sino del compadre del “chuy”, como finalmente pasaría, al recibir la orden de registrarse como candidata de Morena a la alcaldía, mientras que a “yamilcito” lo mandaban a freír espárragos, como aspirante a diputado local por la zona urbana de Tapachula.

Se hizo de nuevo la luz para quien sabía que no está para competir por la vía del voto a una diputación federal, porque todo le ha caído gratis en su vida, y vaya de qué manera. Tampoco creo que sea capaz de luchar por la reelección, porque carece de vocación de servicio y lo único que le ha interesado es acumular dinero, yendo en contra de los lineamiento de austeridad y honradez que le ha subrayado su  jefe el gobernador, que para dar otro simple ejemplo de deshonestidad, me referiré a cómo hasta su director de comunicación social, Rafael Victorio Ruiz, se ha agandallado para su beneficio 40 mil pesos mensuales, auto extendiendo una factura de su pasquín que no circula, pero cobra, denominado “Escenario”.

La Rosy Urbina, está imposibilitada de competir, porque para empezar no es alcaldesa constitucional, lo que le daría el derecho a reelegirse. No ganó en las urnas, sino que es edil de dedazo de Rutilio Escandón Cadenas, que perdido por el afecto a su compadre Jesús Domínguez Castellanos y a su amigo el empresario Fernando Rodas Alonso, la pretende imponer, violando la ley electoral. 

Es tanta su voracidad y poder respaldado por el Ejecutivo estatal, que le ha ordenado a José Alberto San Cristóbal, el alcalde sustituto de la sustituta, que se abstenga de realizar cambio alguno de los funcionarios que son parte de su equipo, lo cual convierte al ex síndico en automático, en un títere de la títere del gobernador del estado, del compadre querido y del empresario inmoral que despojó tanto a su ex esposa Pilar Larriva, como a su suegra, de la gran fortuna económica heredada por su fallecido suegro, como concesionario de la hipermillonaria concesión de la cervecería que elabora Corona y de la automotríz Mercedes Benz en Tapachula.

Legalmente, y eso lo sabe bien el doctor en Derecho Rutilio Escandón Cadenas, Rosa Urbina Castañeda está imposibilitada para “reelegirse”, por lo que Ezequiel “cheque” Orduña Morga, de gran arraigo popular, volverá a gobernar la Perla de Soconusco.

SI NO QUE SE DEMUESTRE LO CONTRARIO