JA Teline V - шаблон joomla Форекс
14
Sun, Apr
117 New Articles

Que haya más mujeres en el poder y con poder: congresistas mexicanas

Columnas
Typography

Mujeres que participan en la política como son Blanca Alcalá, del PRI; Roxana Luna, del PRD; Claudia Rivera, de Morena; Lupita Leal, del PAN, así como Martha Tagle, de Movimiento Ciudadano (MC), abordaron el tema de la participación de las mujeres en la política, como un elemento fundamental para alcanzar la democracia; además, ubican la desigualdad y violencia como obstáculos para participar en la misma.

En la mesa de discusión Mujeres al Poder 2024: ¿Política reinventada?, organizada por la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), cuyo panel estuvo moderado por Dainzú López, académica de la UDLAP, destacó que la lucha feminista y la implementación de las cuotas de género en la política permitieron que poco a poco las mujeres accedieran al poder público.

En ese contexto, las militantes en diversos partidos políticos coincidieron en que existe un mayor número de mujeres representantes, eso ha generado que aumenten los temas para las agendas feministas; además hay espacio para reinventar la política y hacerla a la forma de las mujeres, a pesar de las estructuras “masculinas”, pero aún falta mucho por hacer en estos temas.

Al tomar la palabra, Martha Tagle, de Movimiento Ciudadano, consideró que no solo es importante la paridad de género, sino la fórmula, es decir, que haya más mujeres en el poder y con poder, a fin de transformar verdaderamente la vida de las ciudadanas, por lo que hay un avance en los números, pero esa es la primera parte. 

“El gran problema es que las mujeres que estamos llegando al poder no tenemos todavía el poder, si no lo siguen teniendo los señores. El poder de quienes mandan en el Congreso, partidos, entidades federativas, siguen siendo los señores. El poder es sustantivo y verbo, porque solo tenemos el verbo, pero necesitamos del sustantivo y solo se puede hacer unidas”, dijo.

La emecista insiste en que se necesitan más mujeres en el poder con poder para transformar la vida de las mujeres, al momento se han logrado cambiar las reglas para que más mujeres accedan a los espacios de toma de decisiones efectivamente, pues hoy se tiene una Cámara de Diputados y Senado prácticamente paritarios, así como varios congresos locales, incluso con más mujeres que hombres.

Incluso, resalta el hecho de que por primera vez en la historia hay nueve mujeres gobernadoras, eso no había pasado desde  1953 cuando se reconoció el derecho voto de las mujeres, “vamos por más, vamos avanzando en los números, pero la primera parte el gran problema es que las mujeres que estamos llegando al poder no tenemos todavía el poder, el poder lo sigue teniendo los señores”, lamenta.

En su exposición, la priista Blanca Alcalá mencionó los avances en la participación de las mujeres en política, pero también hace referencia a los pendientes y, desafortunadamente, a la existencia de rezagos y retrocesos. Consideró uno de los pendientes, la brecha salarial, porque por cada 100 pesos que los hombres ganan en el mercado formal, las mujeres solo reciben 87 pesos.

Mencionó que de acuerdo con el Instituto Electoral Estatal (IEE) la desigualdad de género persiste, porque los partidos políticos favorecen a sus miembros de confianza, que son hombres, las campañas electorales, mientras que las mujeres que participan generalmente son víctimas de violencia política, debido a la dificultad para acceder a financiamiento y recursos para hacer campaña.

Reiteró que entre mayor sea la participación de las mujeres, mayor es la violencia que se registra en contra de ellas, por lo que es necesario desmantelar esa sociedad patriarcal, que sin duda por siglos existió, y que poco a poco las mujeres y los hombres deben de cambiar.

A su vez, Roxana Luna, del PRD, destacó la desigualdad y la violencia como los principales obstáculos para que las mujeres puedan participar en la política, aunque no dejó de lado el hecho de que las mujeres serán las más violentadas en el proceso electoral de junio próximo, principalmente por cómo hablan o visten, incluso podrían ser exhibidas en su vida privada.

“Una agenda para legislar todas estas demandas de las mujeres en temas de violencia, en temas de derechos, en temas de paridad, no ha sido un camino fácil, pero creo que quienes estamos acá y quienes han decidido marcar su vida en el entorno público, lo estamos haciendo con la responsabilidad de incentivar la participación de las jóvenes, (pero) no es una tarea fácil estar bajo el escrutinio público”, precisó.

La perredista mencionó: las más violentadas en este proceso 2024 serán las mujeres, porque pareciera que no tienen derecho a participar, incluso a las candidatas se les cuestiona hasta su vida privada y eso es algo que se debe observar, también a cerrar la brecha de género, es algo fundamental trabajar y que se tienen que visibilizar. 

Para Claudia Rivera, de Morena, las mujeres no deben permitir que se regateen espacios porque otras que las antecedieron dieron la batalla para poderlos ocupar, y aunque se ha avanzado en materia legislativa para que en política las mujeres ocupen 50 y 50 por ciento de esos sitios, aún existe un regateo y más, si eres una mujer joven y no perteneces a las cúpulas del poder.

“Escuché a varias compañeras que quieren ser políticas y hay que atreverse y hay que entrarle, por eso es que participo en este proceso para hacer una forma diferente en la política, del quehacer social y de la participación de nosotras, llegar ahí para transformar la realidad de otras mujeres, sin olvidarnos de las que nos antecedieron y el principal reto es la violencia”, destaca.

Mientras, la panista Lupita Leal, motivó a las mujeres jóvenes que acudieron a escuchar la plática para llegar al poder y transformar las historias de vida, la necesidad y las situaciones de injusticias, así como la aplicación de la ley.

“A mí me motiva saber que chavas ya despertaron, miren dicen que no les interesa (la política) y este auditorio está lleno de chavas y me motiva saber que más de 29 millones de jóvenes van a ser de este proceso electoral algo muy diferente, decirles que también me motiva que los retos que a diario las mujeres tenemos ya no los veo como problemas, hoy esos retos tienen que irse modificando a partir de nuevas leyes”, expresa.

Lupita Leal señaló la importancia de que muchas mujeres jóvenes acudieran a la mesa de discusión Mujeres al Poder 2024: ¿Política reinventada?, porque en la legislación de este país, en la década de los 90’s, se buscaba que las mujeres participaran en los partidos y en las elecciones, en el año 2000 se sugirió que fueron un porcentaje de 70-30 y casualmente el 30 era para las mujeres y el 70 para los hombres, las leyes fueron modificándose hasta llegar a la real paridad. 

“El reto ya lo alcanzamos para llegar a la paridad en una cifra de 50/50 en el Congreso de la Unión, en los congresos locales y en los que son los cabildos. Sin embargo, el reto más importante es saberte mujer y tener un criterio para votar, ya no preguntarle a los coordinadores de bancada cómo debes de votar, de lo contrario no vas a estar en la siguiente boleta, dejar eso de lado. Necesitamos a mujeres que hagan propuestas en una agenda con su problemática, dependiendo de su edad, eso es por lo que luchamos también en el Congreso”, expuso.

Violencia contra mujeres en la política

Claudia Rivera manifestó que 10 de 10 mujeres han vivido violencia política de género de sus propios compañeros de partido, de ellas a menos siete tuvieron miedo y tres definitivamente “tiraron la toalla”, por ello, Lupita Leal subraya la importancia de la voluntad de reinventarse sobre las cúpulas de poder a través primordialmente de las nuevas generaciones.

Además, menciona lo fundamental que es visibilizar todo acto de violencia para que las mujeres jóvenes estén enteradas y no permitan más la represión, sino que propongan y tengan la capacidad de decidir y tener un criterio.

A su vez, Martha Tagle aceptó que las mujeres y hombres privilegiados siguen llegando a los lugares de poder, por eso es importante tomar decisiones de transformar de manera horizontal y no permanecer las mismas políticas al frente, sino permitir y motivar a que más ciudadanas decididas se sumen a cambiar el presente.