JA Teline V - шаблон joomla Форекс
18
Tue, Jun
116 New Articles

CARTELERA POLÍTICA

Columnas
Typography

Para Chiapas 2030 la caballada esta flaca

 

AMLO no se irá a La Chingada, será “asesor” de su discípula

Hace aproximadamente seis años, después que Rutilio Escandón Cadenas fue electo gobernador de Chiapas, ya había un personaje inquieto, un poco decepcionado porque no había sido él el elegido.

Pero ya en el ambiente político se decía que tenía todas las tablas y la experiencia, incluso el carácter maduro y suficiente para poder ocupar el cargo principal en el Palacio de Gobierno.

Ya se hablaba de él que no había otra persona que reuniera todos los requisitos para ser el gobernador de Chiapas para el 2024, incluso revisando la lista de los políticos para ocupar ese cargo, pues la verdad, ninguno le llegó a los talones a Eduardo Ramírez Aguilar.

El comiteco inició su carrera política antes del 2008, y con el poco filo que traía en el “colmillo”, Eduardo Ramírez ocupó su primer cargo como presidente municipal y de ahí ya nadie lo paró, repitió el cargo como alcalde de su tierra natal y, ya encarrerado el ratón nadie lo paró.

Juzgue usted, fue diputado federal al Congreso de la Unión por el distrito 8 de Chiapas de 2012-2013; Secretario general de gobierno durante la administración de Manuel Velasco Coello de 2013-2015. Diputado local plurinominal al Congreso de Chiapas de 2015-2018. Y senador por Chiapas de 2018-2024, además fue presidente del Senado de México de 2020-2021.

Hace aproximadamente un año, el 15 de junio del 2023, Eduardo Ramírez, es elegido el nuevo coordinador de Morena en la Cámara de Senadores, y ahí se destapó como “corcholata” a la gubernatura de Chiapas y aseguró que solicitará una licencia cuando su partido emita la convocatoria a las elecciones del estado.

Y así fue que en tiempo y forma el senador Eduardo Ramírez Aguilar, coordinador de la bancada de Morena en el Senado de la República, se separó del cargo el 1 de febrero de este año para regresar a Chiapas, donde se registró e inició la carrera hacia la candidatura por la gubernatura.

Y de ahí para este domingo 9 de junio, lo que antes haya transcurrido ya es historia porque hoy Eduardo Ramírez Aguilar recibió la Constancia de Mayoría y Validez que lo acredita como el gobernador electo del estado de Chiapas.

Cuando Eduardo Ramírez presentó su licencia como senador de la República en cumplimiento a los términos legales, regresó a Chiapas para poner todo el corazón, alma, coraje, dedicación y pasión para construir en la tierra que lo vio nacer el “segundo piso de la Transformación”.

Ramírez Aguilar subió por última vez a la tribuna donde explicó a sus compañeros el motivo por el que deja la Cámara Alta “voy a Chiapas a encabezar un proyecto republicano y de unidad, que nos permita a los chiapanecos acceder a una vida de bienestar y de prosperidad”. Así sea.

Gobernar Chiapas no es cosa fácil, peor en las condiciones de violencia en que se encuentra el estado, peor aun cuando se sabe que han tomado a nuestra entidad  como un territorio en disputa por el tráfico de drogas y de tanto negocios ilegales al margen del estado de derecho por lo grupos criminales como el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel de Sinaloa (CDS), dejando a su paso, muertes, desaparecidos y éxodo de pueblos enteros.

Sobre este tema, Ramírez Aguilar resaltó su compromiso con la seguridad pública, especialmente en las zonas más vulnerables. “Trabajaremos junto a las fuerzas armadas para aplicar la ley en todos los delitos que competen al estado. Queremos que regresen las horas serenas a Chiapas”, afirmó.

Pero bueno, a partir del 8 de diciembre Chiapas estrenará nuevo gobernador, pero antes tendrá que trabajar en la pacificación del estado, porque aquí no caben los abrazos para los delincuentes y balazos para los ciudadanos, porque si, la “ley es la ley” y urge aplicar el estado de derecho-

Decía que para el 2030 la “caballada esta flaca” pues no veo buenos prospecto, porque para el 2018, cuando Rutilio Escandón fue electo, ya un hombre pulía su nombre para ser el próximo gobernador de Chiapas.

López Obrador no se quiere ir, pero se va tener que ir a fuerzas

Aunque en varias ocasiones el presidente López Obrador ha anunciado su retiro total de la política por lo que se irá a refugiar en su rancho “La Chingada”, en Palenque Chiapas, pero de “lengua me como un taco”, toda vez que a raíz del triunfo de su candidata ganadora, ya empezó a dar muestras de que no se irá, porque le brotó el paternalismo y ha decidido que atenderá a Claudia Sheinbaum y que hará uso de su derecho a disentir.

A menos de cuatro meses que el tabasqueño  entregue la banda presidencial, ya empezó a dar muestras claras que su retiro de la política, el que ha anunciado desde hace años, como siempre ha resultado ser un engaño.

Desde antes de la semana pasada, la nostalgia lo envuelve y desde sus mañaneras comenzó a dar el viraje cuando fue cuestionado sobre sus hijos y su legado político.

De inmediato aclaró las situaciones excepcionales que le harían no dejar la política: “Y sólo atendería yo un llamado de mi presidenta, también, haciendo uso de mi derecho a disentir”, y dejó muy clara la temporalidad de ello: “Toda la vida”.

Con anterioridad López Obrador había señalado, sin fisuras, que se retiraría de la política al concluir su gobierno. Así, por ejemplo, en su conferencia de prensa del 20 de septiembre de 2023, fue muy contundente: “Ayer alguien propuso que por qué no los expresidentes pasaban a ser senadores. Lo voy a decir de manera muy coloquial: ¡zafo! O sea, a mí que no metan en eso”.

Esas son tres ocasiones, muy representativas y no las únicas, en las que López Obrador se refirió a su retiro prácticamente total de la política. Sin embargo, este viernes ya comienza a hablar del llamado de su presidenta y de su derecho a disentir.

El engaño al respecto no es nuevo: en febrero de 2012 en los medios se difundió una grabación en la que López Obrador le decía a un empresario durante una reunión: “¿Te acuerdas en tu casa cuando dije que, si la elección era limpia y libre, me iba yo a ir, y si perdía, me iba yo a ir a La Chingada? ¿Te acuerdas? Sí, ahora sí. Es que yo tengo una quinta que me dejaron mis padres”.

Por supuesto, el tabasqueño no cumplió; ahora ya va dando muy claras señales de que tampoco lo hará hoy.

Del Montón

Ángel Torres recibió la constancia de mayoría emitida por el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana, que lo acredita como presidente municipal electo de Tuxtla Gutiérrez, luego de la jornada electoral y de haber concluido el cómputo en el Consejo Municipal del IEPC en Tuxtla, donde obtuvo un 53 por ciento de votos a favor. Agradeció a la ciudadanía que le dio su voto de confianza para guiar el destino de la capital chiapaneca los próximos tres años. “No les vamos a fallar. Esta confianza que nos brindó el pueblo tuxtleco nos compromete y motiva a continuar trabajando para una mayor prosperidad y desarrollo de nuestra capital. Trabajaremos cerca de la gente y junto a nuestro próximo gobernador, Eduardo Ramírez, y a la futura presidenta, Claudia Sheinbaum”, expresó. Es importante mencionar que el cómputo de resultados por parte del Consejo Municipal del IEPC, arrojó 124 mil 458 sufragios para el abanderado de la candidatura común “Sigamos Haciendo Historia en Chiapas”. * * * Eso es todo por hoy, hasta mañana con más de lo mismo.