JA Teline V - шаблон joomla Форекс
24
Tue, Sep
119 New Articles

Ganar inmunidad y perder Chiapas

Editorial
Typography

En la entidad no va haber un proceso electoral tranquilo. El gobernador con sus caprichos y paranoias ensució las elecciones y con ello descompuso la sucesión. La gran paradoja es que aún y con la inmunidad que pretenden otorgarle con la senaduría, el gran perdedor de todo este suceso es el propio gobernador, quien tiene la moneda en el aire con una posible resolución del TRIFE en su contra y con un rechazo popular de más del 80% de la población, que en los hechos en juicio popular lo declara como  persona non grata en la entidad.

 

Los estados de ánimo, en un amplio sector de la población, están enardecidos en contra de Manuel Velasco y sus colaboradores y no se percibe que esto vaya a cambiar en los próximos días, en donde seguramente se continuará alimentando el encono y la rabia por la frivolidad, la indiferencia y  el desprecio que ha tenido hacia los problemas del Estado.

La problemática social de la entidad en lugar de disminuir se acrecienta a niveles peligrosos. Hoy día existen situaciones de tensión con los maestros, los transportistas, los feminicidios, los conflictos en Tila, El Bosque, Oxchuc, Chenalhó y Chalchihuitán. Todo ello se complica con la intervención gubernamental torpe y descarada, en el que se buscó vetar candidaturas en el proceso electoral, y en donde la debilidad de la presencia de la autoridad está siendo rebasada por la intervención del crimen organizado en las elecciones municipales, como sucedió en las elecciones del 2015.

El más interesado en buscar que se diera una transición pacífica de poderes en Chiapas era el gobernador y no lo hizo. Él debiera estar interesado en una operación cicatriz, en el que se curen agravios y buscar conciliar intereses con la mayoría de los ofendidos por su gobierno. Pero su inmadurez política lo conduce a realizar lo contrario y sigue ofendiendo a los chiapanecos y atizando odios.

En la entrega del quinto informe de gobierno, que ya se prolongó, Manuel Velasco debiera realizar un balance serio de su gobierno, no para subsanar los errores, porque eso ya es imposible, pero sí para no continuar errando en los últimos días que le quedan porque esos van a ser los peores. Él nunca hizo una evaluación de su gestión , aún y cuando desde el primer año anunció que evaluaría el desempeño de sus colaboradores.

En este momento Manuel Velasco ni el secretario de gobierno Juan Carlos Gómez Aranda tienen la calidad moral para continuar en el gobierno.  Los dos deben irse, pues ninguno de los dos hizo lo posible para construir gobierno y atender las problemáticas del Estado.

El daño social que se le ha hecho a Chiapas en los últimos 24 años, y más en los recientes 11 años, es significativo. Sobre todo porque en estos años el ejercicio presupuestal de la entidad creció con motivo de la rebelión indígena zapatista. Y durante todo este tiempo se ejerció un presupuesto superior al millón de millones de pesos, sin que este recurso haya modificado la estructura del ingreso y menos generado una disminución de la pobreza. 

La ineficacia gubernamental ha sido superlativa, pero también hay que señalarlo, no han existido proyectos de gobierno.  Por ello lo recomendable es que en la contienda electoral lo que debe prevalecer es la discusión de ideas y de proyectos y no así las miserias de guerra sucia que hasta el día de hoy hemos visto.