JA Teline V - шаблон joomla Форекс
24
Mon, Sep
128 New Articles

El miedo de Manuel Velasco

Editorial
Typography

Se comenta que el exgobernador Patrocinio González Garrido señalaba que el poder convierte a los inteligentes en tontos y al tonto en loco. Esto, en el caso de Manuel Velasco debe ser cierto, pues la disputa electoral en Chiapas se convirtió en un juego de locos y en el extremo de esa locura, el gobierno de Velasco Coello rompe su alianza con el PRI, y con el respaldo de los partidos de su propiedad, decide impulsar una nueva candidatura en la figura de Fernando Castellanos Cal y Mayor, un personaje que se caracteriza por su caminar político entre drenajes y coladeras y cuenta con un rechazo generalizado entre la población de Tuxtla.

 

La ilegalidad de la candidatura de Fernando Castellanos sólo puede entenderse por el miedo mayúsculo que hay en el gobernador Manuel Velasco Coello, por dejar el poder, sin tener las garantías de inmunidad que le permitan a él y a sus familiares vivir sin sobresaltos los próximos años, por los actos de corrupción y de despojo del que ha sido objeto la población chiapaneca.

El tamaño de ese miedo significa con simpleza, que los niveles de corrupción de este gobierno son de una dimensión inimaginable, lo que condujo a realizar las acciones de locura  que se están viviendo en este proceso electoral, que está plenamente judicializado, con un tribunal estatal electoral violando los derechos políticos de la población chiapaneca, con un IEPC bajo la presión y la amenaza de expedientes judiciales y un trife que terminará decidiendo el futuro político de la entidad al margen de la voluntad popular de los chiapanecos.

El gobierno de Manuel Velasco al impulsar una nueva candidatura común apuesta a la confusión y a la desinformación de la población y lo hace con la impunidad y las ocurrencias que han caracterizado a este malogrado gobierno, quien por la forma en la que viene actuando, se presume que cuenta con la complicidad del presidente Peña Nieto y con el respaldo de López Obrador.

¿En realidad qué pasó en este proceso electoral para que se autorizara la ruptura del verde con el PRI? ¿Por qué el Tribunal Federal Electoral se convirtió en un actor central en la desestabilización de las elecciones en Chiapas?¿Cuál es la finalidad de Velasco Coello de judicializar el proceso electoral? ¿Por qué se apuesta a un retroceso en las prácticas políticas y a un deterioro de la vida pública en Chiapas?

Es preciso recordar, que la actividad política en Chiapas quedó pervertida desde el gobierno de Pablo Salazar, pero nunca a los niveles de locura como se está viviendo en este momento, en el que de manera caprichosa el gobernador, en la ilegalidad,  pretende imponer a un candidato para hacerlo gobernador de la entidad, violando las leyes y los procedimientos electorales.

Toda esta estrategia de ilegalidades solo evidencian una cosa: el miedo de Manuel Velasco Coello a que se destape la corrupción y los despojos realizados por su gobierno, en donde la población chiapaneca presupone que es alta, pero que quizá se ha quedado corto frente al nivel de corrupción que arrastra el gobierno de Velasco Coello.