JA Teline V - шаблон joomla Форекс
20
Mon, Aug
140 New Articles

La continuidad del gobierno

Editorial
Typography

La crisis que hay en este momento en Chiapas se debe fundamentalmente a la falta de interés y de oficio que hay en la casa de gobierno. A cuatro meses de que concluya este malogrado gobierno para la entidad, se puede afirmar que siempre hubo una ausencia de programas de gobierno; que el gobernador jamás se preocupó por la  eficacia y eficiencia en la atención de las demandas de la población; que pese al desastre en que tuvo y tiene a la entidad, no se preocupó en ajustar su gabinete, aún y cuando resultó evidente que la mayoría de ellos estuvieron rebasados por los límites de su incompetencia y por lo escandaloso de la corrupción; para desgracia de la población, la corrupción de muchos de los colaboradores de Velasco Coello se percibe a simple vista y muchos de ellos se enriquecieron, construyeron casas, rehabilitaron ranchos y adquirieron propiedades por encima de los ingresos anuales que perciben como funcionarios, en total complacencia del gobernador que siempre estuvo enterado de las tropelías que hicieron sus colaboradores.

 

Por la inacción del gobierno, se vislumbra una situación complicada para la entidad en los próximos cuatro meses. Sobre todo, porque nadie toma decisiones y el maniquí que finge ser el secretario de gobierno, no entiende que la política es el arte de construir acuerdos y su ineficacia, en algunos casos se ha suplido con el uso de los cuerpos policíacos, con desastrosas consecuencias, y su incompetencia se reafirma con los boletines que emite, en el que presupone que esa es una forma de gobierno, y en donde los problemas continúan sin atención y los homicidios por la violencia y enfrentamientos entre grupos se multiplican sin que eso pareciera importarle. 

En el gobierno de Chiapas no hay ningún personaje que tenga influencia política en la población y que convoque a la construcción de acuerdos. Situación que va a agudizar los problemas de gobernabilidad en la entidad, porque en realidad el problema mayor es que ya no hay Estado en Chiapas y el caos se percibe en todo el territorio. 

Los políticos y funcionarios de los tres niveles de gobierno no lograron entender que  la actividad política tiene objetivos: responder a la creación de una sociedad en las que se reproduzcan la libertad, la convivencia democrática, los derechos humanos, el respeto a la diferencia, los anhelos por la paz, el respeto al medio ambiente y una lucha permanente por la construcción de mejores estándares de vida para la población. Y como no entienden este espíritu de la política, estos aprendices de políticos prefieren manejarse en la ilegalidad, en el cinismo, en la opacidad, en la corrupción y en la impunidad y creen que esta aventura que les tocó vivir es para siempre, por eso se resisten a abandonar el espacio que usufructan y anhelan la continuidad de sus fechorías.

Lo grave es que muchos de los funcionarios de Velasco Coello aseguraron la continuidad, ya sea en el poder legislativo, en el tribunal superior, en presidencias municipales y algunos más con el nuevo gobierno, que por los compromisos que se están entretejiendo y por las dificultades de gobernabilidad que hay, no se augura que vaya a tener buenos resultados, debido a que el gobernador electo, quien debe tener conocimiento de lo que está sucediendo, mantiene hasta ahora una actitud de complicidad y de frivolidad.