JA Teline V - шаблон joomla Форекс
21
Wed, Nov
141 New Articles

Chiapas la sociedad del caos

Editorial
Typography

La situación de Chiapas no puede ser más caótica de lo que está, pues en este momento no sólo existe una sociedad fragmentada sino que está polarizada y en muchas comunidades con una población confrontada, lo que implica un gran esfuerzo para implementar un cultura de paz, que abra las posibilidades de convivencia en el mismo espacio del territorio. Sin embargo,  en lugar de atender estas deficiencias, hoy nos encontramos en una dinámica de defensa para impedir un nuevo atropello, como es el posible retorno a la gubernatura de Manuel Velasco, quien ha sido un factor decisivo del caos que se vive en la entidad.

 

Este caos social tiene como antecedente un conjunto de demandas insatisfechas y un mal manejo presupuestal, en el que durante una década se vino realizando un gasto sin resultados y sin mejora de las condiciones de vida de la población, en donde se tiene una sobrecarga de demandas al gobierno y poca capacidad para resolver las problemáticas que se presentan.

El abandono que hay del gobierno produce una inacción política, pero también genera malestar e impotencia, lo que influye en la violencia que se presenta en algunas manifestaciones o acciones de lucha. Por ello la atención del nuevo gobierno debiera concentrarse en tres riesgos que hay la gobernabilidad que puede llegar a construirse en el inicio de la nueva administración.

El primero es la definición del gabinete. Aquí, a diferencia de otras situaciones, el gobernador electo no puede equivocarse. La definición de los funcionarios debe ser escrupulosa, en el que no debe de haber dudas del conocimiento, capacidad y compromiso social en cada una de las designaciones que se realicen para las secretarías de gobierno. Una mala decisión en los nombramiento y se corre el riesgo de un derrumbe de las expectativas que se viene generando.

La segunda acción relevante es el plan de gobierno. Aquí debe haber un diagnóstico preciso de las causas y consecuencias de la problemática de la entidad, que permita definir e implementar políticas y acciones de gobierno eficaces. Al respecto, en el plan de gobierno existe una incertidumbre, en virtud de que se dejó en manos de las universidades su diseño, sin que exista en ellas un liderazgo académico intelectual, pero peor aún, las universidades son las que necesitan apoyo para autorreformarse y formar no solo buenos profesionistas sino mejores ciudadanos.

Por último, Chiapas requiere de un gobierno desde el primer minuto, pero si no se tiene un gabinete con estatura y un plan de gobierno que atienda los problemas que deben de atenderse, difícilmente se va a poder instrumentar un gobierno.

En el Estado, después de doce años de mal gobierno, remontar el desastre social no es un asunto que pueda resolverse en los próximos seis años, sobre todo porque lo que camina mal no puede enderezarse de un día para otro, pero es urgente y necesario que en los próximos años se establezcan las bases para construir un nuevo destino para Chiapas, algo que debe tomarse como la más alta responsabilidad del próximo gobierno, encabezado por Rutilio Escandón, quien deberá construir condiciones de convivencia en donde hoy predomina el caos.