JA Teline V - шаблон joomla Форекс
24
Mon, Sep
128 New Articles

La licencia del senador Manuel Velasco

Editorial
Typography

¿A quién se le ocurrió la estrategia de promover el retorno de Manuel Velasco a la gubernatura? ¿Quién en su sano juicio busca construir respaldo ciudadano para que continúe en Chiapas un malogrado gobierno? ¿Quién vendió la idea de organizar mítines de respaldo a Manuel Velasco utilizando a grupos en condiciones de vulnerabilidad, que carecen de representatividad alguna? ¿Con qué fin filtran notas y comentarios justificando la legalidad del retorno de Manuel Velasco en espacios periodísticos que pocos leen y que carecen de credibilidad?

 

El proyecto de Manuel Velasco de concluir su período de gestión se encuentra desfondado. La indiferencia y la inacción del gobierno generó malestar en sectores de la población, que ahora no dudan en manifestar su rechazo a un gobernante que gozó de popularidad, pero que ahora cuenta con un pobre 7% de aprobación a su gobierno.

Historia similar se vivió con Juan Sabines Guerrero, quien sintió en carne propia el repudio de la población, semanas antes de que concluyera su penosa administración. Ambos, Sabines y Velasco, gobernaron mediáticamente pero no construyeron un legado de obras y acciones de mejoras en el bienestar de la población.

Ayer, como en los viejos tiempos del PRI, se vivió el absurdo de inventar respaldos a un gobernante que no tiene resultados y cientos de acarreados llegaron a los alrededores del palacio de gobierno para vitorear a Velasco Coello y pedirle que cumpla su palabra de concluir los seis años de administración.

En el escenario de la ilusión inventada y del cariño simulado, alguien que no hizo bien su chamba le entregó una manta a un grupo de indígenas acarreados que irónicamente decía: “TUS MUEJERES GUERITO TE EXIGIMOS QUE TERMINES TU GOBIERNO NO NOS DEFRAUDES”. La burla en las redes sociales no se hizo esperar, pues el mensaje no correspondía con los portadores de la manta, lo que dejó al descubierto el montaje gubernamental de auto-apoyo, mal instrumentado desde alguna oficina del palacio de gobierno.

La farsa de ayer en nada ayuda a los intereses de Manuel Velasco y pudo haber generado un enfrentamiento que dejaba sin oportunidades al exgobernador, que pretende ser sustituto de sí mismo, en virtud de que el envío de grupos de apoyo fue una provocación a la iniciativa ciudadana, que durante siete días estuvieron convocando a la realización de una cadena humana afuera del Congreso del Estado, con el fin de hacer patente el rechazo popular al retorno de Velasco Coello a la gubernatura.

Hoy el pleno del senado decidirá sobre la solicitud de la licencia de Manuel Velasco como senador. Esta solicitud debe señalar expresamente el motivo de la licencia, y al mencionar que es para ocupar el cargo de gobernador sustituto en Chiapas, automáticamente se caería en el supuesto que prohíbe el artículo 116 de la constitución General de los Estados Unidos Mexicanos, que a la letra dice: “Los gobernadores de los Estados, cuyo origen sea la elección popular, ordinaria o extraordinaria, en ningún caso y por ningún motivo podrán volver a ocupar ese cargo, ni aun con el carácter de interinos, provisionales, sustitutos o encargados del despacho.”

Bajo este precepto, la licencia debe ser negada por el senado, que representa el pacto federal, pero el senador Velasco Coello tiene una interpretación suigéneris de este artículo constitucional, y mantiene que su solicitud de retorno a la gubernatura se realiza dentro del marco legal y argumenta que eso mismo sucedió en el caso de Leonel Godoy en Michoacán y del Bronco en Nuevo León, casos que no son similares al de Chiapas, en virtud de que la licencia del senador Godoy se le concedió para ir a jugar la gubernatura y se ratificó para el ejercicio de su gobierno y su retorno al senado no está prohibido por ninguna normatividad.

El Bronco pidió una licencia por seis meses para competir por el cargo de la presidencia y al concluir esos seis meses se reincorporó a su cargo de gobernador. El de Chiapas es un caso diferente. Aquí se realizó una licencia definitiva para ocupar el cargo de senador y esa licencia definitiva se considera como una renuncia al cargo, lo que le impide jurídicamente a volver a ocupar bajo cualquier carácter el cargo de gobernador.

La resolución de la licencia de Velasco Coello se conocerá mañana mismo y cualquiera que sea la decisión, puede llegar a conducir a que se judicialice la determinación del senado.