JA Teline V - шаблон joomla Форекс
24
Mon, Sep
128 New Articles

El regreso de la impunidad, la corrupción, la indiferencia y la ilegalidad

Editorial
Typography

Ayer Manuel Velasco se convirtió en el personaje político de la polémica en medios nacionales, medios locales y redes sociales. El motivo se debió a la aprobación de la licencia como senador de la república.

 

El procedimiento de la obtención de esa licencia tiene varias interpretaciones, que marcan el inicio de un gobierno que prometió mucho y que en el primer día ya quedó en deuda con Chiapas.

La primera reflexión es la situación de un senado que fue obligado a violar su propia soberanía. En la sesión de ayer, los senadores votaron dos veces sobre la aprobación de la licencia del senador Velasco Coello y en ambas el pleno de la cámara votó por negar esa licencia. Horas más tarde, la Junta de Coordinación Política incorpora nuevamente en el orden del día el punto de la licencia, contraviniendo con ello disposiciones reglamentarias del propio senado, que establece que no se pueden votar dos veces el mismo asunto en el orden del día. Cuando votaron la primera ocasión los senadores votaron libremente, en un ejercicio pleno de soberanía, y horas más tarde esa decisión soberana fue pisoteada por la imposición vertical de la línea política. Lo que confirma que los viejos tiempos del PRI no se han ido del Congreso sino que la cultura política de la disciplina  impuesta por el viejo régimen permanece intacta en la nueva mayoría partidista de MORENA.

Una segunda reflexión está en el triunfo pírrico de Manuel Velasco en el senado. Donde obtuvo lo que quería, pero a un precio tan alto, que fue profundamente señalado y cuestionado. A punto tal que su desprestigio se incrementó y los medios nacionales, beneficiados con contratos por su gobierno, se encargaron de vapulearlo y llenarlo de escarnio, en el que la megalomanía característica de Velasco Coello quedó destruida.

Una tercer reflexión está estrechamente vinculada a la legalidad. Manuel Velasco impuso sus intereses personales sobre el marco de la ley. Aunque el senado le haya otorgado la licencia y el Congreso Local lo haya designado gobernador sustituto, Manuel Velasco se encuentra al margen de la ley. Esa decisión viola las disposiciones del artículo 116, pues él ya había sido gobernador constitucional de Chiapas y el cargo de gobernador ya no se puede volver a desempeñar bajo ninguna modalidad, ya sea interino, provisional o sustituto. Este acto es violatorio a la constitución y esa violación es la que autorizó el senado. Y con ello esta cámara dejó de cumplir con su obligación fundamental de cumplir con el pacto federal. Con esta acción ilegal procede la desaparición de poderes en Chiapas y paradójicamente la instancia responsable de determinar la procedencia o no de la desaparición de poderes es el propio senado, la cámara que con si irresponsabilidad creó el problema.

Otra reflexión es el costo político de MORENA. Este partido se quedó sin autoridad moral para promover su fantasiosa cuarta transformación en Chiapas. Pero al mismo tiempo, en el primer día de constitución del nuevo gobierno, a través de la instalación de las dos cámaras en la que son mayoría absoluta, le dieron un golpe bajo a la luna de miel que se vivía en Chiapas con MORENA, en donde se prevé una ruptura con la población, pues los senadores de MORENA son los culpables del retorno de un gobernador que ya no es apreciado por su pueblo, en donde no ha habido resultados de gobierno y sí hay un despilfarro grosero e infame de recursos.

Manuel Velasco retornó a la gubernatura, pero ya no como gobernador constitucional de Chiapas, sino como sustituto, algo similar a los negocios de los dueños del partido verde que se anuncian comercialmente como lo mismo pero más barato.