JA Teline V - шаблон joomla Форекс
18
Tue, Dec
139 New Articles

Los retos del próximo gobierno

Editorial
Typography

Los últimos gobiernos pervirtieron las instituciones de la entidad. Primero degradaron la política y con ello degradaron a los partidos, a las organizaciones sociales y al gobierno mismo. Luego hicieron que a través de las dádivas económicas se conculcaran derechos políticos y civiles de la población y lograron que los resultados electorales se definiera por el voto de la población que vive en mayores condiciones de vulnerabilidad, donde a través de la compra del sufragio se definen a los ganadores de las contiendas electorales, lo que evidencia la falsedad de las elecciones libres en Chiapas...

 

Esta situación es lo que ha permitido el ascenso de personajes sin compromiso social que llegaron a la gubernatura del Estado y profundizaron los problemas de la entidad. En los dos últimos gobiernos se ejerció un presupuesto alrededor de los 750 mil millones de pesos. Este monto, si se hubiera ejercido con la eficacia debida, era más que suficiente para haber transformado el rostro de Chiapas, pero prevaleció la irresponsabilidad, el despilfarro y la corrupción. A punto tal, que se empeoró en todos los indicadores del Índice de Desarrollo Humano y hoy la entidad se encuentra en las mismas condiciones de pobreza del África Subsahariana. 

El mayor daño económico que se cometió sobre la entidad en estos dos sexenios, tiene un doble impacto negativo: uno, se desaprovechó y malgastó una enorme cantidad de recursos que debía de haber mejorado las condiciones de bienestar y, dos, no sólo hay un mayor empobrecimiento en la población sino que existe una deuda impagable, que deja sin oportunidades en el futuro, al 80% de la población chiapaneca que viven en la pobreza y en la pobreza extrema.

El nivel del deterioro social de Chiapas produjo que los conflictos estén a flor de piel, situación que hace previsible que después de la toma de posesión tanto del presidente de la república como del gobernador electo, los conflictos en la entidad se acentúen, debido a que es muy alto el déficit de atención de las demandas y el ejercicio del poder se encuentra diluido. El problema mayor de esta situación, es que en Chiapas no va a existir presupuesto para satisfacer estas demandas, lo que puede ocasionar tensiones y choques entre organizaciones sociales y el gobierno de Rutilio Escandón.

En este sentido, el gran reto del nuevo gobierno en la entidad, es el de tomar decisiones políticas desde el primer minuto y  revertir esta degradación de la política y del gobierno, que en los últimos 12 años le ocasionó a la entidad un subdesarrollo brutal, en donde creció la pobreza y se profundizó la desigualdad social, pero lo más grave, es que se derrocharon 750 mil millones de pesos, que empleados de manera eficaz, debieron de haber cambiado los rumbos de la historia de Chiapas. La tarea no es nada fácil porque Rutilio Escandón requiere de un gabinete con experiencia, conocimiento y prestigio y de eso adolecen el grupo de personas que lo acompañan y que seguramente van a gobernar con él.