JA Teline V - шаблон joomla Форекс
17
Sat, Nov
129 New Articles

Continuidad o cambio de gobierno

Editorial
Typography

Chiapas requiere de un viraje urgente de la política y Rutilio Escandón está obligado a responder a ese cambio que se manifestó en la urnas. Pero la garantía del cambio está en la designación del gabinete y en la definición del programa de gobierno, dos aspectos que todavía se ignoran, pero por los personajes impresentables que rodean en todo momento al gobernador electo y por la ausencia de un diagnóstico que explique las causas de los problemas en la entidad en la elaboración del plan de gobierno, no se prevé que haya expectativas positivas en la conformación del gabinete ni en el diseño de políticas públicas.

 

En muchas de las reuniones organizadas en esta etapa de post-campaña Rutilio Escandón ha señalado enfáticamente que su más grande deseo es gobernar y servir a Chiapas y seguramente su expresión sea verdadera; pero por si solas sus palabras no son suficientes, pues Rutilio Escandón debe demostrar que está preparado para gobernar el Estado y allí saltan muchas dudas. Primero, porque en los mensajes que envía en esas reuniones da evidencia en que no conoce las problemáticas de Chiapas; segundo, porque no tiene equipo para gobernar; tercero, porque no tiene plan de gobierno; cuarto, porque la crisis financiera del Estado no le va a permitir hacer frente  a la sobrecarga de demandas que va a tener el gobierno; quinto, porque la mayoría de las presidencias municipales fueron ganadas por personajes de bajo perfil y sin proyectos de gobierno; sexto, porque uno de los más grandes problemas que padece Chiapas es la falta de justicia y él no hizo nada por mejorar el sistema de justicia al que terminó prostituyendo; y, séptimo, porque en Chiapas existen grupos de la sociedad civil que están organizados en torno a la oposición a los macroproyectos, lo que indica una resistencia, sobre todo en poblaciones indígenas, a los proyectos más importantes del gobierno de López Obrador hacia esta región.

El cambio y la transformación que anhela la población chiapaneca no se construye con promesas ni con discurso esperanzadores sino con acciones concretas y determinantes de renovación, de allí la importancia que tiene la integración del gabinete, pues con los nombramientos se da un mensaje claro de renovación o de continuidad en este caos que nos deja sin rumbo.

Cabe recordar, que la fallas en el gobierno de Juan Sabines y de Manuel Velasco iniciaron con el anuncio de los funcionarios que integraron el gabinete, que no despertaron expectativas de mejora ni se envió un mensaje de confianza ni de certidumbre ni de experiencia y ni de conocimiento de lo que Chiapas requería, de allí los resultados obtenidos en los 12 años de esos gobiernos. El riesgo que existe en este momento, es que la historia se repita con una señal desalentadora de que en Chiapas no existe el futuro, solo un pasado que se repite una y otra vez.