JA Teline V - шаблон joomla Форекс
23
Sat, Mar
122 New Articles

El cisma de un gabinete bisoño y diletante

Editorial
Typography

Un deseo compartido por muchos es que las cosas de Chiapas mejoren. Pero este deseo sólo se puede alcanzar si la mayoría realiza el trabajo que le corresponde de manera eficaz. Por ello exigirle a los funcionarios del gobierno a que realicen un trabajo eficaz no puede representar ningún agravio, pues la finalidad de todo empleado del gobierno es la de generar mayores satisfactores en salud, educación, seguridad, bienestar social, políticas para el desarrollo, etc., etc.

 

Ya se mencionó en comentarios anteriores, que las claves para un gobierno eficaz están en la integración un equipo de trabajo entre los mejores hombres y mujeres; la segunda clave es la definición precisa del plan de gobierno; y la tercer clave, tomar decisiones adecuadas desde el primer minuto de estar en funciones, que proporcionen confianza, certidumbre y que muestre un rumbo de gobierno.

Para Rutilio Escandón, cumplir con estas tres claves era fundamental. Sobre todo porque él, a diferencia de los anteriores gobernadores, no tiene derecho a equivocarse, debido a que éste es su tercer intento para llegar a la gubernatura y sin embargo se equivocó.

Hoy que se conoce de la primera renuncia de su gabinete, prevalece el rumor que ese no será el único cambio en los siguientes días y se especula que el secretario de salud no continúa por el desliz que cometió con el cese autoritario del director del hospital de Pijijiapan; que en la secretaría de educación se está buscando la aguja en el pajar y los problemas se acumulan como una bola de nieve que no tarda en generar un derrumbe; y que en el Colegio de Bachilleres se viene gestando una movilización de trabajadores por los actos de corrupción al interior de la dependencia, sin que se aclare y se finque responsabilidad penal sobre los responsables del fraude con el SAT a trabajadores de la institución.

La renuncia que presentó José Antonio Molina Farro a diez días de iniciado el gobierno se debe transparentar y hacer público los motivos que orillaron a esta situación, que no es un asunto menor porque entre los funcionarios bisoños y diletantes que nombró Rutilio Escandón, Molina Farro emergía como el de mayor experiencia y conocimiento. Y la renuncia sorprende porque la responsabilidad que desempeñó durante la campaña y después del triunfo electoral fue la de coordinar la elaboración del plan de gobierno. 

Es claro que en los grupos de trabajo nadie es indispensable, pero también resulta claro que hay niveles y jerarquías, y que no se puede prescindir de colaboradores que poseen experiencia en medio de funcionarios que ocupan por primera vez un cargo relevante.

Pero esta renuncia entraña otro significado que sí es preocupante: que Rutilio Escandón no cuenta con el equipo humano para sacar adelante las responsabilidades que representa Chiapas y que además no tiene programa de gobierno.