JA Teline V - шаблон joomla Форекс
26
Mon, Aug
119 New Articles

Chiapas pierde

Editorial
Typography

La defensa de Juan Sabines de su gobierno vía un video en las redes sociales, no pudo haber sido más inoportuna como el momento actual que se vive en Chiapas, de pleno derrumbamiento del gobierno de Rutilio Escandón.

La defensa de Sabines de sí mismo resulta inoficiosa y es una muestra clara de la pérdida de sentido de la realidad que padece este siniestro personaje. Se esmera en demostrar que su gobierno no endeudó a Chiapas en la magnitud que se señala, pero mañosa y perversamente oculta la realidad de la deuda por obras y servicios que su gobierno no pagó y que a muchos negocios y ciudadanos todavía se les debe y en la que él, a través de la defensa que hace de su gestión, abre la posibilidad de ventilar la deuda y exigir el pago de la misma, así como el fincamiento penal de responsabilidades.

En su inútil defensa, Juan Sabines cae en un error al evidenciar la ilegalidad de los empréstitos que le autorizó el Congreso. La deuda, de acuerdo al contenido del video, se aplicó para la reconstrucción de desastres, en seguridad, educación, salud y empleo. Aún y cuando señala que dos mil millones de la deuda contraída para la reconstrucción y la seguridad la absorbió la federación, todas éstas fueron ilegales al contraponerse a los términos que mandata el artículo 117, fracción VIII, de la Constitución, que expresa literalmente  “Los Estados y los Municipios no podrán contraer obligaciones o empréstitos sino cuando se destinen a inversiones públicas productivas y a su refinanciamiento o reestructura, mismas que deberán realizarse bajo las mejores condiciones del mercado”. Ese mismo párrafo termina señalando: “En ningún caso podrán destinar empréstitos para cubrir gasto corriente.”

De acuerdo con lo dicho en la defensa delatadora de Sabines, en Chiapas se contrajo deuda para el gasto corriente en educación y salud, que debieron de haber sido previstas en el presupuesto de egreso y se contrajo para la reconstrucción y la seguridad que no son inversiones públicas productivas. Y como colofón, toda la deuda de Sabines no se realizó bajo las mejores condiciones del mercado, lo que implicó una renegociación de la deuda.

El video de la defensa del gobierno de Juan Sabines enturbia más las condiciones políticas de Chiapas, en donde no hay gobierno ni Estado. Pero la coyuntura obliga a que Rutilio Escandón sea favorable para la investigación de la verdad sobre la deuda pública de Sabines, sobre los contenidos de los expedientes que sirvieron de soporte al Congreso para autorizar la deuda, para que se investigue en qué realmente se destinaron todos los empréstitos y se evalúen los verdaderos resultados sociales de esa deuda que afecta y imita las condiciones de desarrollo de la entidad.

Todos los responsables del endeudamiento de Chiapas, ya sea por acción u omisión debe ser llamados a cuenta y en el caso de que se comprueben que existió responsabilidad, los funcionarios que participaron en esa felonía a la sociedad chiapaneca deben ser sancionados.

De no integrarse la investigación sobre la deuda, Chiapas pierde, pues Juan Sabines abrió un frente en contra de Manuel Velasco, quien tiene la responsabilidad de haber otorgado un salvoconducto de impunidad a Juan Sabines y todos sus compinches que desangraron financieramente a Chiapas, lo que va a originar que otros actores políticos de la entidad aprovechen la ocasión para el ajuste de cuentas en el espacio del no poder, pero que inevitablemente el conflicto va a arrastrar al gobernador Rutilio Escandón, quien no logra demostrar que tiene cualidades para ser el gobernador de Chiapas.