JA Teline V - шаблон joomla Форекс
26
Mon, Aug
119 New Articles

El retorno de Sabines

Editorial
Typography

El gobierno de Juan Sabines Guerrero representó una historia política en el que un desadaptado social ejerció el poder sin límites en medio de una patología que se agravó por un comportamiento libertino, que lo condujo a perseguir e incluso a detener a todos aquellos que lo ayudaron para alcanzar un sueño que terminó en pesadilla.

Juan Sabines como gobernador arraigó a Manuel de la Torre, quien fue el que lo rescató de la deuda y de la miseria en la que vivía en sus primeros días en Tuxtla Gutiérrez. Luego persiguió y encarceló a Pablo Salazar, quien le tendió la mano a petición de María de los Ángeles Moreno y lo hizo su protegido; en esa período de la historia lo condujo de diputación local a la presidencia municipal de Tixtla Gutiérrez y      de allí lo catapultó a la gubernatura del Estado. El pago que recibió Pablo Salazar, por esa carrera política meteórica que le hizo a Sabines, fue 18 meses de cárcel.

Sabines también persiguió a José Antonio Aguilar Bodegas, quien fue su padrino político y lo introdujo al juego político chiapaneco en el gobierno de Roberto Albores Guillén. Ya como gobernador, Sabines también traicionó a Andrés Manuel López Obrador, y desde el primer minuto se puso a las órdenes del presidente Felipe Calderón, con quien estableció buenas relaciones a partir de que ambis padecen de las mismas debilidades. Por todos estos actos de deslealtad, el columnista Raymundo Riva Palacios le escribió a finales de ese malogrado gobierno una columna que le tituló “El Traidor del Trópico”.

En el gobierno de Sabines se ejercieron 300 mil millones de pesos, sin que se hayan realizado obras significativas que justifiquen tal dispendio de recursos. Pero además endeudó al Estado en 16 mil millones de pesos, pero dejó de pagar a contratistas de obra y el pago de servicios por una cantidad que se calculó en 20 mil millones de pesos. Muchas familias se empobrecieron ante tal irresponsabilidad del no pago de los adeudos; algunos constructores se murieron por el pesar ocasionado por la pérdida de su capital y hay varia viudas, madres y esposas que todavía maldicen el nombre de Juan Sabines por el daño ocasionado al patrimonio familiar de cientos de familias.

Este personaje busca retornar al escenario chiapaneco, que desangró y lo condenó a la miseria, en el que su irresponsabilidad produjo una deuda en el que existe una obligación de pago de más de 4 millones de pesos diarios por 30 años.

Su primer acto fue la publicación de una carta en el que manifiesta su rechazo a la suspensión del programa Amanecer. Su segundo acto fue la difusión de un video en el que trata como falso el endeudamiento de Chiapas en su gobierno, donde se vierten elementos que pueden tipificarse como causas del delito de colusión de funcionarios, en el que participaron diputados de diferentes legislaturas, al autorizar que se contrajera deuda para destinos que no contempla el artículo 117 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, como es el financiamiento del gasto corriente en educación, salud, empleo, seguridad y la reconstrucción de Chiapas, en el que el gobierno de Pablo Salazar dejó una cantidad cercana a los 2 mil millones de pesos para que se concluyera con la reconstrucción de los daños ocasionados por el Stan. Esta irregularidad en los expedientes de la deuda, al hacerse público, obliga a la fiscalía a investigar, pues esas decisiones ocasionaron un grave daño económico a las finanzas públicas.

El tercer acto de aparición se dio el día de ayer, en la convocatoria para una reunión de los XV años de la Fundación Sabines, un organismo inexistente, pero que representó un magnífico pretexto para hacerse presente en las redes sociales.

Estos tres actos del retorno de Juan Sabines y su familia, obliga a la interrogante sobre si se contó con la anuencia del gobernador Rutilio Escandón, lo que estaría prefigurando una alianza entre ellos, que no resulta saludable para Chiapas. En el caso en que el gobernador no haya tenido conocimiento de estos movimientos, la situación resulta todavía peor, pues eso significa que Sabines y su familia se aprovechan de la debilidad del gobierno de Rutilio Escandón y buscan desestabilizar más al Estado, que padece graves problemas de gobernabilidad y de inseguridad.