JA Teline V - шаблон joomla Форекс
23
Tue, Apr
47 New Articles

La doble moral en los políticos

Editorial
Typography

La situación social y económica de Chiapas es poco halagüeña y el gobernador Rutilio Escandón parece estar empeñado en enturbiar el ambiente con sus declaraciones cargadas de demagogia, cuando habla de los gobiernos irresponsables que ha habido en Chiapas y de aquellos que no tuvieron conciencia.

Paradójicamente Rutilio Escandón colaboró con los últimos gobiernos en Chiapas. Fue senador con Pablo Salazar; fue diputado federal con Juan Sabines y fue presidente del tribunal de justicia con Manuel Velasco. Y en ningún momento hizo un comentario similar al que pronunció el fin de semana; es más, con Sabines y con Velasco Rutilio Escandón fue cómplice.

El actual gobernador habla de irresponsabilidad y falta de conciencia, pero en 60 días que tiene su administración existen severos problemas de inseguridad y de ingobernabilidad como no se había presentado en los gobiernos que lo precedieron, lo que indica que sus cartas credenciales no son mejores como para tener autoridad moral y hacer señalamientos.

Resulta claro que Rutilio Escandón se metió a enjuiciar en un momento en que él está siendo sometido a evaluación y juicio y los resultados no le son favorables. Pero con su comentario el gobernador incurre en un error todavía mayor: distraerse en pleitos con exgobernadores que quitan mucho tiempo, cuando su administración encuentra la salida y Chiapas se está desmoronando en sus manos.

Las condiciones en Chiapas indican que hay todo por hacer y Rutilio en lugar de ponerse a trabajar está perdiendo el tiempo en desacreditar a exgobernadores que ya fueron juzgados por la población. Rutilio Escandón se equivoca si cree que se legitima linchando mediáticamente a Sabines o a Velasco Coello. Sobre todo porque lo que la gente quiere es el castigo. Y el gobernador no tiene condiciones para sancionar ni a uno ni a otro.

Si Rutilio tiene pruebas sobre quienes son los responsables de la crisis que vive Chiapas, lo que debe hacer es presentarlas ante la fiscalía para que se investigue y se finquen responsabilidades y no utilizar las ferias pueblerinas como el espacio del ajuste de cuentas con sus antecesores.    

Rutilio Escandón no puede acusar a nadie de corrupción, porque él fue partícipe de ese desvío de recursos cuando presidió el Tribunal de Justicia. Él conoce muy bien el enriquecimiento inexplicable que tuvieron sus principales colaboradores  y que ahora lo acompañan en la primera línea de la gubernatura. Él sabe que uno de sus más importantes colaboradores utiliza una outsourcing para limpiar las irregularidades presupuestales con facturación.

Asimismo el gobernador debe estar enterado del operativo que se viene montando en la Auditoría Superior del Estado con las auditorías a las presidencias municipales. En el que se le va a instruir a los presidentes que contraten un despacho específico de contadores para solventar las auditorías y allí se va a emplear la outsourcing que tienen para solventar las observaciones y comprobar los gastos utilizando facturas apócrifas, en el que todos los participantes en esta maniobra se enriquecen, a costa de los municipios.

El gobernador lo que debe hacer es ponerse a trabajar, que Chiapas tiene mucho por hacer, en lugar de andar perdiendo el tiempo, buscando problemas.