JA Teline V - шаблон joomla Форекс
15
Tue, Oct
123 New Articles

La deuda-atraco del gobierno de Juan Sabines

Editorial
Typography

Ayer se dio a conocer los resultados del estudio realizado por el CONEVAL “10 años de medición de pobreza en México”, en el que Chiapas sobresale por tener el porcentaje más alto de población que vive en situación de pobreza, que es del 76.4%.

Estos 10 años del estudio corresponden cuatro años al gobierno de Juan Sabines y seis al gobierno de Manuel Velasco, período en el que paradójicamente se destinaron millonarios recursos para el combate a la pobreza.

Al respecto baste recordar cuando en el gobierno de Sabines se realizó una campaña mediática de autoelogios, en el que se presumía que en Chiapas se había reducido la pobreza. A punto tal que el propio Juan Sabines llegó a afirmar que en Chiapas se había acabado con la pobreza y se comenta que estalló en cólera, el día de las elecciones de julio del 2012, donde salió vencedor Manuel Velasco, cuando en su primera entrevista en cadena nacional del que era el gobernador electo le preguntaron, cuál era el principal problema de Chiapas y Velasco Coello, sin dudarlo, contestó la pobreza.

Juan Sabines no cabía en el enojo, pues Manuel Velasco había desacreditado lo que él consideraba si gran obra, su legado a Chiapas, que era haber acabado con la pobreza y su ira llegó a tal grado, que le pidió a María Elena Orantes, quien había perdido las elecciones, que impugnara los resultados.

La herencia de Sabines Guerrero a Chiapas en una enorme deuda pública, que resulta de mal gusto, que promueva una campaña en las redes sociales para desmentir, infructuosamente, que la deuda que contrajo es menor que la deuda que se comenta coloquialmente, en la que se señala 40 mil millones de pesos.

Lo que Sabines no dice, es que fueron miles de constructores y proveedores de servicio al que su gobierno les quedó debiendo, y muchos de ellos nunca cobraron. Pero lo más grave de esa deuda pública, es que la sociedad chiapaneca quedó condenada a la realización de un pago por 30 años, de préstamos autorizados por el Congreso Local, que no se sabe a donde fueron invertidos.

En diferentes ocasiones aquí se ha señalado que el pago de esa deuda era de cuatro millones de pesos diarios y ese monto lo han replicado otros medios e incluso algunos políticos, sin embargo, en una revisión reciente de la cuenta pública de Chiapas, el reporte del pago por deuda pública es  mayor, debido a la bursatilización. Actualmente Chiapas paga por las irresponsabilidades de Sabines, acompañado por la sumisión de un grupo de diputados locales, la cantidad de 175. 5 millones de pesos mensuales, que viene siendo casi 6 millones de pesos diarios.

El gobierno de Rutilio Escandón tiene hoy día una carga por pago de deuda pública de 2 mil 106 millones de pesos anuales. De éstos, mil 272 millones de pesos son sólo de intereses y 834 millones de pesos son de capital.

El pago de la deuda pública generada por Sabines Guerrero representa un atraco a la esperanza de la población chiapaneca y evidencia el grado de impunidad que prevalece en la entidad, pues a la fecha no hay intención de investigar qué pasó con esos recursos que fueron ejercidos sin resultados y mucho menos hay la intención de sancionar a todos los que participaron directa e indirectamente en este atraco de las finanzas públicas de Chiapas.