JA Teline V - шаблон joomla Форекс
23
Mon, Sep
95 New Articles

Los otros datos sobre la seguridad en Chiapas

Editorial
Typography

La inseguridad se apoderó de Chiapas, pero ni el gobernador ni sus funcionarios se dan por enterado. Ellos siguen el mismo discurso del antiguo régimen en el que se  vende la idea de que todo está muy bien, minimizan los problemas y creen que repitiendo el cero tolerancia, en automático se acaba con la delincuencia.

Asombra el cinismo y la irresponsabilidad cuando anuncian que la inseguridad disminuyó y que eso se debe gracias al trabajo del gobernador y a la mesa de seguridad, cuando la realidad es otra; la fiscalía general del Estado manipula la información y el registro de los delitos, porque no se levantan las denuncias de los afectados sino que se elaboran actas administrativas que suelen archivarse. Dicho en otras palabras, la fiscalía en Chiapas juega con el dolor de las personas y oculta información de los delitos que a diario se cometen.

La administración de Rutilio Escandón debe dejar de mentir en materia de seguridad, porque una cosa es la percepción que tiene el gobernante y otra es la percepción de la ciudadanía, que sufre a diario los embates de la delincuencia. Los daños ocasionados por la inseguridad en la entidad está acompañada por indignación y un profundo malestar en la población, debido a que la fiscalía, en las horas siguientes de cometido el delito, anuncia la detención de los presunto delincuente, pero regularmente, esto sucede por la fabricación de pruebas lo que origina que se reproduzcan patrones de impunidad.

Las reuniones mañaneras de la mesa de seguridad no vienen funcionado y la razón fundamental de que no funciona se debe a que Chiapas es una sociedad en la que la ley no se aplica, en el que se tiene un 99% de los niveles de impunidad.

A esto hay que agregarle a que en Chiapas no hay un plan estatal de seguridad y prevención del delito y mucho de la ausencia de trabajo en materia de seguridad viene recayendo en los municipios, quienes no tienen facultades para perseguir y enfrentar a la delincuencia organizada, y donde la función municipal en materia de seguridad se circunscribe a la labor preventiva.

Chiapas tiene hoy serios problemas de gobernabilidad y graves problemas de inseguridad pero el gobernador Rutilio Escandón señala que va muy bien y que puede estar mejor. Lo cierto es que la administración de Rutilio es la continuidad del desastre chiapaneco y en nada se diferencia de los gobernadores que lo precedieron. Continúa con la misma indiferencia, impunidad, corrupción, frivolidad, caprichos, opacidad, ineficacia y rencor.

Los problemas de gobernabilidad y de inseguridad se pueden agudizar en los próximos días, si se da cumplimiento al paro programado por los maestros, en el que de manera irresponsable, desde la oficina de la secretaría de educación, se viene atizando al fuego con la idea de criminalizar a las cabezas del movimiento magisterial.

Ya se ha señalado en ocasiones anteriores, que de estallar ese paro no habrían  razones  para levantarlo.