JA Teline V - шаблон joomla Форекс
06
Fri, Dec
144 New Articles

Los conflictos de la CNTE, Escuintla y Chamula

Editorial
Typography

La mesa de negociación de la CNTE con la presidencia de la república; la fallida decisión del gobierno de reprimir a pobladores de Escuintla; el conflicto en San Juan Chamula por el control de la presidencia municipal y la ejecución de dos comensales en un restaurant en Ocosingo, tienen un elemento en común: las dificultades de construir gobernabilidad en Chiapas por la inacción política de un secretario de gobierno más interesado en construir alianzas electorales que en trabajar por la gobernanza de la entidad.

La CNTE estableció una mesa de negociación en la Ciudad de México simple y sencillamente porque en el gobierno de Chiapas no hay talento ni sensibilidad política. Lo grave es que el presidente de la república les enmienda la plana y los funcionarios de la entidad ni se dan por enterados. Y la plana se las corrigieron cuando el presidente anuncia que las escuelas normales no se cierran sino que dentro de su proyecto se van a abrir más de estas instituciones, lo que implica que la Normal Jacinto Canek tendrá que volver a funcionar; el presidente se comprometió a que no va a haber represión, cuando en Chiapas ya se tenían las órdenes de aprehensión en contra de la dirigencia de la CNTE, con expedientes de dudosa integración, debido a la práctica de la fiscalía del Estado de fabricar delitos, lo que significa que el show armado en contra de los maestros queda sin efecto. Sobre la renuncia de la secretaria de educación no se ha hecho anuncio alguno, pero resulta obvio que su figura quedó rebasada y en entredicho.

En Escuintla la desafortunada agresión policíaca en el desalojo de la toma de carreteras vive en estos momentos un proceso regional de protesta, tal parece que el secretario de gobierno nunca entendió que la costa en ese punto está interconectada entre Escuintla, Acapetahua y Acocayagua, y hoy el conflicto es mayor al del día de la agresión policíaca, pues las afectaciones se producen hacia tres municipios, y la marcha de protesta que hubo el día de ayer así lo demuestra y mientras más se tarde el gobierno en atender las demandas de la población y solicitar el desafuero del presidente municipal de Escuintla, mayor será el nivel de protesta.

Situación similar se está viviendo en San Juan Chamula, en donde un plebiscito de la población destituyó al presidente electo y nombró un consejo municipal de gobierno. Esta situación lleva más de tres semanas sin resolverse y la tensión social va en incremento, con visos de una violencia con pérdidas irreparables en donde el secretario de gobierno es el directo responsable por la omisión de sus actos.

Ocosingo ha sido durante décadas un territorio de conflicto. Esta situación obliga a mantener un estado de alerta permanente, que permita al gobierno tomar medidas preventivas e intervenir antes de que se presenten los acontecimientos. Pero esto lo ignoran los funcionarios del gobierno, que no ven venir la crisis y que incluso la niegan, pues todos ellos viven en un mundo irreal, de un Chiapas que sólo existe en la imaginación de ellos.