JA Teline V - шаблон joomla Форекс
06
Fri, Dec
120 New Articles

Chiapas en busca de un gobierno

Editorial
Typography

Ayer la administración de Rutilio Escandón difunde la información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública de que Chiapas se encuentra en segundo lugar nacional en menor incidencia en delitos de alto impacto, sin embargo se oculta que esta información estadística es generada a partir de los reportes que las propias entidades envían a esa dependencia, lo que conduce a la situación de presumir como logro, la información de seguridad que la propia entidad produce y envía, en el que muy probablemente se está reportando información estadística rasurada.

Los hechos sobre violencia e inseguridad se difunden a diario en las redes sociales, donde se comparten fotos, videos e información de lo que sucede en varias comunidades, que muestran a la vez, la descomposición política y social en la entidad, en la que el hartazgo y malestar de esta situación se dirige a los presidentes municipales, en el que incluso se han convocado marchas de protesta en Tuxtla Gutiérrez y otros municipios para exigir mayor seguridad. Esta realidad contrasta con la visión que están reportando las autoridades, que consideran que todo está bien.

Frente a ese señalamiento, la percepción de la gente es que no vamos bien y con lo que se viene haciendo en materia de seguridad, aun y con la presencia de la Guardia Nacional, no se puede estar mejor. El gobernador del Estado tiene el derecho de mirar y expresar su propia realidad e incluso presumir como exitoso el trabajo que se realiza en la mesa de seguridad,  pero esa realidad de papel y de estadísticas no corresponde con la percepción generalizada de la población, en el que se considera que la inseguridad está creciendo, y con ello se acentúa la impunidad porque el sistema de justicia no funciona.

Cómo mejorar las condiciones sociales de Chiapas, si en estos momento no existe un programa estatal de seguridad, no existe un programa de fomento al empleo, no existe un programa de estímulos para el crecimiento económico y de fomento a las actividades agropecuarias, no existe un programa de salud ni de educación. En este momento lo que hay en Chiapas es un gobernante que replica las acciones que emprende el presidente pero esto resulta insuficiente para disminuir los problemas de gobernabilidad y de inseguridad en el Estado.

El gobernador  no está comunicando adecuadamente con la sociedad chiapaneca. Su discurso se percibe vacío, demagógico y con muchos clichés que hacen referencia al presidente de la república, pero no propone soluciones. No muestra que tiene conocimiento de la problemática del Estado ni oferta acciones de gobierno. En su mensaje no habla de los problemas de la cafeticultura ni de los problemas de la ganadería, no hace referencia a las necesidades de los productores de leche o de quesos, no habla de los problemas de la autosuficiencia alimentaria del maíz, no hay una propuesta para fomentar el turismo, no hace referencia a los problemas de la contaminación del agua en las cuencas y los ríos y no habla de las dificultades que hay para la generación de empleos ni de la recesión económica que hay en Chiapas, donde existe un decrecimiento de la economía.

Los problemas de inseguridad en la entidad no se van a reducir con las campañas mediáticas que se realizan presumiendo un segundo lugar en disminución de delitos de alto impacto como se está realizando. Eso sólo va a provocar un mayor distanciamiento de una sociedad que sufre a diario los embates de la inseguridad y confirma los índices extremos de impunidad que se viven en Chiapas.

Resulta claro que hay una urgencia en esta administración por presumir logros, pero en lo que se equivocan es en difundir logros que no son creíbles.