JA Teline V - шаблон joomla Форекс
06
Fri, Dec
120 New Articles

Chiapas tierra de nadie

Editorial
Typography

El gobierno de Rutilio Escandón no está previendo las consecuencias de los conflictos sociales que se vienen presentando en diferentes puntos de la entidad: Chilón, Chamula, Chenalhó, Aldama, Agua Azul, Cancuc, Arriaga, Ocosingo, Tila, Bochil, Ixtapa y Simojovel.

En las delegaciones de la secretaría de gobierno existe una ausencia de operación política, a punto tal, que pobladores de estos municipios viajan a protestar afuera del palacio de gobierno y del congreso del estado. Eso significa que no hay instancias de negociación en los municipios y que las autoridades municipales están siendo rebasadas.

La tensión social en muchos de esos municipios es histórica. Sin embargo los gobiernos anteriores hicieron uso del derroche de recursos que permitía construir condiciones mínimas de gobernabilidad. Pero eso ha tenido cambios significativos, porque el ingrediente nuevo en este gobierno es la austeridad y la negativa de tomar acuerdos económicos con las organizaciones.

Ambas medidas que pudieran considerarse como razonables, en realidad no lo son, en virtud de que Chiapas no puede gobernarse sino se toman acuerdos políticos con las miles de organizaciones que existen en el estado. Aquí existe un error de apreciación en el gobierno chiapaneco, que sigue las instrucciones del presidente de la república sin matizar que Chiapas es punto y aparte, y que se tiene que negociar con todos los grupos, pues los riesgos de violencia son muchos y los recursos presupuestales reducidos.

Una dificultad que no se puede soslayar, es la condición de que en las comunidades indígenas todas las organizaciones están armadas, de allí que la generalización de la violencia entraña enfrentamientos armados. Por eso sorprende la pasividad en asuntos como Chamula, Chilón, Tila y Chenalhó, en el que el tráfico de armas pasa por los distintos retenes que hay, sin que ninguna autoridad de los distintos niveles de gobierno busque construir condiciones de paz y de legalidad.

De igual manera la decisión de cancelar el transporte aéreo, está generando desatención de muchos de estos conflictos sociales y en contrasentido, son los pobladores de estas comunidades los que trasladan su protesta a Tuxtla Gutiérrez. En este sentido es relevante señalar, que Chiapas tiene miles de comunidades en que el acceso más fácil es por aire. Y por decisiones de escritorio que desconocen la realidad, se convirtieron en puntos que nunca van a ser visitados por el gobernador ni por los secretarios, y de antemano, son comunidades condenadas a la exclusión social y política.

Chiapas se ha convertido en una tierra de nadie, en el que la inacción del gobierno produjo que en varias regiones de la entidad no exista el Estado, lo que acentúa la exclusión y la diferencia. Esta condición no ha sido suficientemente entendida en este gobierno, que construyó una realidad imaginaria homogénea y allí se encuentra su mayor debilidad y las causas de su posible fracaso.