JA Teline V - шаблон joomla Форекс
22
Tue, Sep
120 New Articles

¿Quién toma las decisiones en el gobierno?

Editorial
Typography

Cuando se observan los actos que preside el gobernador se le ve rodeado de sus subordinados, que se esfuerzan en hacerse evidentes; pero cuando uno revisa los resultados del primer año de gobierno se comprueba que el gobernador es un hombre que está solo, que no tiene equipo de trabajo y que su intención transformadora es un discurso hueco, demagógico y cada día desgastado.

Rutilio Escandón está dejando ir la oportunidad de gobernar seriamente a Chiapas. Su problema principal es la ausencia de gabinete y con ello de proyecto de gobierno. Los eventos que preside no tienen la relevancia de la investidura de un gobernador. Esto se debe a que no hay acciones de impacto ni nada que presumir.

Los tres colaboradores en importancia que tiene, Ismael Brito, Jorge Luis Llaven y Javier Jiménez, están confrontados entre sí y dándose golpes bajos. Entre ellos se disputan el poder y la sucesión y también los negocios que se hacen bajo el amparo de la administración. Ninguno de ellos asume un compromiso social por Chiapas y si alguna vez le fueron útiles al gobernador, hoy ya no lo son, representan el viejo PRI de corrupción, que utilizan la estructura gubernamental en provecho propio y que inclusive mantienen ligas con la delincuencia organizada.

Brito, Llaven y Jiménez son los hombres de confianza del gobernador y con sus hechos de desmanes y ocurrencias lo han traicionado. Por eso está solo. Por eso no se ve por ningún lado a un personaje eficaz, que resuelva los asuntos de interés del gobernador.

Si comparamos el gobierno de Rutilio Escandón con los anteriores de Juan Sabines y Manuel Velasco, con todas las deficiencias y críticas que se le pueden realizar a ambos gobiernos, éstos tuvieron un operador que le resolvía los asuntos al gobernante, como lo fue Nemesio Ponce  y Roberto Rubio. Ahora no hay nadie y los tiempos de la administración transcurren sin resultado alguno.

Lo trágico es que la administración de Rutilio Escandón está integrada por malos y por los peores, que son los que dejan que los problemas sin importancia se conviertan en escándalos y son los que hacen evidente la ineficacia del gobierno. Entre ellos sobresale Juan José Zepeda Bermúdez, el vergonzoso presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, que durante décadas ha vivido haciendo negocios con su relación con la esfera del poder, que si se hiciera una investigación seria de los recursos invertidos en Chiapas durante el gobierno de Felipe Calderón a través de SEDESOL se verá que Zepeda Bermúdez siempre salía beneficiado utilizando su amistad con Enoc Araujo, quien tenía influencia en la delegación de SEDESOL pues su pareja desempeñaba esa responsabilidad. Después se hizo restaurantero, pero su éxito se debe a los contratos que amañadamente le favorecieron.

Una muestra de lo inútil de este funcionario, quien es el que tiene el salario más alto de la administración, se puede observar en el asunto del estudiante indígena rechazado por la universidad intercultural, que debió de resolverse horas después de iniciada la huelga de hambre en el marco de los derechos humanos, pero la CEDH no emitió las medidas cautelares, aún y cuando son obligatorias, pues no se puede prejuzgar la veracidad de los hechos denunciados como violatorios. Al no realizarse investigación alguna, se corrieron versiones encontradas unas que favorecían al joven estudiante y otras que buscaban estigmatizarlo, muchas de estas versiones manejadas desde la esfera del gobierno.

La CEDH nunca revisó los procedimientos de ingreso de la UNICH. Esta dependencia no sabe a ciencia cierta si el procedimiento que se le aplicó a este joven es legal y si fue debidamente aprobado en sesión del Consejo Administrativo de la UNICH que preside la secretaria de educación en la entidad.

Así como este caso hay muchos en todas las dependencias de la administración en el que se observa la falta de oficio y de interés en los funcionarios por resolver las demandas de la población.

Por eso aunque al gobernador se le vea rodeado de aplaudidores, en realidad los resultados de gobierno nos muestran que está solo.