JA Teline V - шаблон joomla Форекс
30
Wed, Sep
149 New Articles

La pérdida de sentido de la realidad en el gobierno

Editorial
Typography

Qué mal hay en Chiapas, que el ejercicio del poder se presenta acompañado por una creciente pérdida del sentido de la realidad. Esto resulta evidente en los últimos gobernadores de Chiapas, que en medio de un desastre gubernamental y el deterioro social, sentían y expresaban que estaban realizando un gobierno de cambios y mejoras para la entidad.

Por ejemplo Juan Sabines  inventó la historia del Biodisel y estaba convencido que Chiapas sería una potencia en energías alternativas y que con esa producción se alcanzaría el progreso. En los excesos de la megalomanía organizó eventos como el del primer vuelo de Interjet con Biodisel, montó las estaciones expendedoras de este combustible y en medio de su delirio buscó embaucar al Secretario General de la ONU, que Chiapas era un importante productor de Biodisel.

Manuel Velasco también vivió en una burbuja que le impedía ver que su gobierno era un conjunto de banalidades, de corrupción y despilfarros, pero él siempre estuvo convencido que el pueblo de Chiapas lo quería y así lo vivía en los eventos que le organizaban en donde la gente llegaba porque les pagaban por asistir y les regalaban despensas, por eso los eventos que le organizaban en los municipios llegaban miles de personas que lo lo vitoreaban y él, embriagado de poder y evadido de la realidad, les hablaba a sus mujeres y se dejaba querer por la muchedumbre. 

En los eventos que le organizaban a Manuel Velasco Rutilio Escandón lo acompañaba y participaba en el culto a la personalidad que como tributo se le rendía al entonces gobernador; lo que significaba que tuvo un buen maestro del engaño t terminó contagiado de ese tipo de ejercicio de poder que construye otros niveles de la realidad en el que se deja de pisar la tierra.

Por eso no debe de sorprender la fase extrema de descomposición del poder que hay en estos momento en Chiapas, que pese a las graves crisis que hay en distintas dimensiones; la sanitaria, la económica, la social, la ausencia de gobierno y la crisis alimentaria que se avecina por la falta de decisiones políticas, Rutilio Escandón está convencido en que hay un extraordinario gobierno, que las cosas se están haciendo muy bien, que la crisis sanitaria está bajo control, a pesar del creciente aumento de contagios y fallecimientos,  y en donde el paroxismo de poder que lo embriaga, lo hace hablar un día de la paz, y en otro de una mesa de seguridad en el que le informan mentiras, pero le hacen creer que la delincuencia está disminuyendo y que Chiapas es un Estado seguro. De igual manera habla del combate a la corrupción, cuando su círculo cercano, que lo acompaña desde que era presidente del tribunal de justicia, no soportarían una investigación de enriquecimiento inexplicable y de lavado de dinero.

En la pérdida de sentido de la realidad, Rutilio Escandón  cree que su mejor funcionario es el fiscal general, que viene cometiendo un conjunto de violaciones a derechos humanos, en el que nadie está a salvo, fabrica pruebas, inculpa a inocentes y hace de la tortura el mejor instrumento de investigación policíaca.

En esta pérdida de sentido de la realidad que se vive en el gobierno, se creó una situación en el que nadie se atreve a señalar los errores en el gobierno y que se haya constituido un ejercicio de poder sin límites, pues la oposición no existe. Este mal de pérdida de la realidad en los gobernadores ha sido dañino para Chiapas, y ya se conoce el final de estos tipos de gobierno, que terminan con un gran desprestigio y con deseos en la población por ver a sus políticos en la cárcel. La auto-profecía ya está escrita solo hay que esperar el final del sexenio.