JA Teline V - шаблон joomla Форекс
29
Fri, May
142 New Articles

De torpezas y tonterías

Editorial
Typography

Las acciones de combate al coronavirus, implementadas por el gobierno,  no deben de servir de pretexto para violar derechos humanos. Los retenes, el cierre del centro de la Ciudad propuesta el 10 de mayo para Tuxtla y el implementado en Tapachula, así como el acuerdo del hoy no circula para la capital, son decisiones violatorias a derechos humanos y la población puede acudir al amparo para impedir las ilegalidades del gobierno.

La ineptitud de las autoridades está llevando a que se aprueben medidas ilegales y violatorias a derechos humanos, que van en contra de las disposiciones emitidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos y por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en donde esta última emitió una resolución que “señala que las medidas que resulten en restricciones de derechos o garantías, deben ajustarse a los principios «pro persona», de proporcionalidad, temporalidad, y deben procurar el estricto cumplimiento de objetivos de salud pública y protección integral”. Algo que no está claramente especificado en la medida del hoy no circula, que resulta de una ocurrencia de un funcionario carente de inteligencia y de imaginación.

Pero lo más grave de las tonterías aprobadas por los funcionarios chiapanecos, es que evaden su responsabilidad y obligación constitucional de proteger, promover y garantizar los derechos humanos, en la que trasladan esta responsabilidad a la población, que en su mayoría tiene que trabajar para llevar el sustento a su familia.

La decisión violatoria de derechos del hoy no circula, no establece la proporcionalidad del que sale con su vehículo por el simple hecho de salir con el que sale a buscar un ingreso para llevar alimentación a su familia, como lo realizan miles de trabajadores de la economía informal; a la que el gobierno de Rutilio Escandón no le ha destinado ni una sola política pública para restituir sus ingresos y garantizar su alimentación, pero sí tontamente aprueba una medida de restricción en el derecho a la circulación.

La irresponsabilidad del gobierno de Rutilio Escandón es extrema y su ineptitud como gobernante lo conduce a tomar decisiones violatorias de derechos que pueden y van a ser combatidas en los tribunales. Si bien es cierto que existe un grave problema de salud pública, también es innegable que la administración encabezada por Rutilio Escandón no ha tomado las decisiones adecuadas para evitar los contagios y la propalación del virus. Y no se ven acciones en el que se salga a combatir el virus, aún y cuando se realizó un trabajo de identificación de los lugares en un mapa de Tuxtla Gutiérrez en el que existen contagios del virus, lo que permitiría desarrollar una campaña de control, pero la administración no quiere destinar los recursos públicos para realizarla.

En el primer año de la administración, Rutilio Escandón mostró que no tenía conocimiento de los problemas de Chiapas y no tiene los proyectos que se requieren para cambiar el rumbo de la historia del Estado, pero el segundo año, marcado por los tiempos del coronavirus nos muestra que los peor que le pudo suceder a Chiapas es que Rutilio Escandón fuera el gobernador de la entidad quien no tiene ni idea de lo que está sucediendo y solo vive embriagado por los aplausos.