JA Teline V - шаблон joomla Форекс
10
Fri, Jul
118 New Articles

El secretario de salud desmiente al gobernador

Editorial
Typography

La crisis sanitaria vino a demostrar lo que se ha reiterado en infinidad de ocasiones, en Chiapas no hay gobierno. Que existe un gobernador alejado de los problemas sociales de la entidad, que ignora las condiciones que tiene Chiapas, que está rodeado de una pléyade de funcionarios que ya demostraron su nivel de incompetencia y que ahora solo lo entusiasma el grabar videos. Lo lamentable de esta situación es que bastaron 16 meses, tiempo que lleva esta administración, para que el gobernador Rutilio Escandón tirara a la borda la poca legitimidad que le quedaba y se prevé que en los próximos meses, el coronavirus continúe con el rastro de fallecimientos, y se le desborden los problemas económicos y sociales.

Diferentes voces le han pedido al gobernador que defina y elabore una política pública que contrarreste la crisis que se avecina. Pero él se mantiene inalterable, no entiende de razones y reproduce la misma práctica de desprecio a Chiapas que sus antecesores, que hicieron de la creencia de que “en Chiapas no pasa nada”, su principal arte de desgobierno sin responsabilidades, a punto tal que Juan Sabines y Manuel Velasco gozan del premio y la protección de la presidencia de la república. Pero nada le asegura que Rutilio Escandón corra con la misma suerte. Sobre todo porque las muertes por la violencia política y el rencor social señalan que en Chiapas todos los días pasan cosas, y los conflictos están a flor de piel, como se puede observar en los desmanes ocurridos en San Andrés Larráinzar, en San Juan Chamula y en Chenalhó, en los últimos tres días.

El malestar social se ha incrementado con el manejo de la pandemia, al punto de hacer insostenibles los reportes de contagio y fallecimiento que a diario realiza el sedicente secretario de salud, quien asegura que los contagios disminuyen y el número de muertos también, en un momento en que un importante número de hogares en Chiapas están de luto y resulta inevitable de hablar de conocidos, amigos o familiates que perdieron la vida a causa del contagio del Covid 19.

El gobierno de Rutilio montó una farsa en torno de la información que vierte a diario el secretario de salud, pero esta farsa no es una inocentada, sino que tiene consecuencias graves en la salud y la vida de la población, que están siendo expuestos a los riesgos de contagio en el retorno a la nueva normalidad.

La desesperación que existe en la población se nota en las colas que hay en los negocios que expenden los tanques de oxígeno, escena que contrasta terriblemente con los datos oficiales que se reportan, que condujo a que el secretario se quitara la máscara y que reconociera que en las cifras que reporta la secretaría de salud no se reportan los datos del IMSS y del ISSSTE, lo que demuestra una ausencia de coordinación institucional, que desmiente totalmente el mensaje del gobernador, quien eufórico señala que se trabaja en equipo con el gobierno federal, pero la realidad se impone a las mentiras oficiales.