JA Teline V - шаблон joomla Форекс
23
Wed, Sep
97 New Articles

Inoperancia en el gobierno

Editorial
Typography

Las cuestiones electorales es la única preocupación que hay en los funcionarios en Chiapas, que hasta el propio gobernador hizo una gira a Tapachula, en donde su mayor interés fue la apuesta a las elecciones no solo en el 2021 sino también en el proceso de elección de la dirigencia de MORENA.

La gran paradoja es que en Chiapas no hay una oposición pero si un mal gobierno, que está desvinculado de la sociedad y provoca malestar en la población, que cada vez más realiza acciones de protesta sin recibir atenciones ni soluciones, lo que pone en riesgo la gobernabilidad.

La administración de Rutilio Escandón está volcada hacia las elecciones pero resulta contradictorio qué es lo que quiete ganar, pues tienen un gobierno que no da resultados, que está quedando a deber, que no tiene proyectos de gobierno y que su principal obra, que es la ampliación del aeropuerto fue pagada sin que se haya concluido y en lugar de sancionar a la empresa, le rescinde el contrato pero se lo asigna a otra empresa que es del mismo consorcio, que maneja Jorge Betancourt, quien fuera secretario de obras de Manuel Velasco y que mantiene sociedad con un primo del exgobernador, que fuera beneficiado también en el gobierno de Duarte en Veracruz y señalado por innumerables pille-rías, como sucede también en Chiapas, sobre todo en la ampliación del libramiento sur, que nunca fue terminado y que la SCT los tiene observados cuya la obra en uso no está formalmente recibida.

El gobernador se desgañita en su discurso en contra de la corrupción, cuando él es producto de la corrupción del gobierno anterior y continúa manteniendo a las mismas empresas de obras predadoras del presupuesto. Lo que sorprende, es que a Tapachula fue por carretera y no hay quien le informe que la carretera costera tiene más de dos años que está en mantenimiento y que durante el gobierno de Manuel Velasco se hizo el reencarpetado de Arriaga al desvío a Puerto Arista y que ahora, en este gobierno, se levantó la carpeta y de nuevo se está volviendo a reencarpetar, y en el exceso de la corrupción los centímetros de concreto son menores a lo que se está levantando y que estaba recién hecho.

De nada sirve que Rutilio Escandón realice giras por carreteras si de todos modos no observa la corrupción que hay en las dependencias del gobierno, tanto estatal como federal y no existe el interés político para exigir a la SCT el cumplimiento en la realización de las obras. ¡Vaya¡ Ni siquiera le dicen que el que asigna las obras en la SCT es un funciona-rio de apellido Coello, parte del clan que saqueó a Chiapas en el sexenio anterior y que en este también se le están solapando actos de corrupción.

El gobernador se puede desgañitar pero no se le cree. O él es parte de esa corrupción en obras o está resultando demasiado ingenuo, ante un grupo de empresas que son parte del mismo consorcio, que son los beneficiados en las asignaciones directas de los contratos.