JA Teline V - шаблон joomla Форекс
23
Wed, Sep
97 New Articles

Un gobierno reprobado

Editorial
Typography

Lo peor que le podía suceder a la administración de Rutilio Escandón es que los golpes bajos que se vienen dando el secretario de gobierno, Ismael Brito, con el fiscal general, Jorge Luis Llaven, pusieran en riesgo la gobernabilidad en el Estado, como se presume sucedió el pasado lunes, en donde desde la oficina del fiscal, se infiltraron provocadores en la marcha realizada por estudiantes rechazados de las escuelas normales y desde allí se instigó a la quema del conejo bus en la puerta del palacio de gobierno.

Los dos principales colaboradores del gobernador perdieron la institucionalidad y entre ellos se genera una disputa abierta y de golpes bajos por la sucesión de un cargo que aún no está vacante, y en el que ninguno de los dos funcionarios ha mostrado las competencias ni la visión para resolver los graves y añejos problemas de Chiapas. Lo que está pasando en la esfera cercana de Rutilio Escandón, es lo que coloquialmente se dice, que al dueño del circo le crecieron los enanos, situación que lo pone en la disyuntiva de prescindir de la colaboración de uno de ellos o de los dos, si no quiere ser arrastrado por las ambiciones desatadas entre sus propios colaboradores.

A Rutilio Escandón le quedó grande la responsabilidad de gobernar Chiapas, por eso las indecisiones, su frivolidad, la indiferencia y la ausencia de orden en su propio gabinete, que no solo no funciona sino que provoca conflictos y vulnera la frágil gobernabilidad que hay en la entidad, todo en aras de ambiciones personales y de prácticas de corrupción que prevalecen en esta administración, ya sea con la anuencia o con la complicidad del propio gobernador,  condición que desacredita el discurso anticorrupción que Rutilio Escandón se esfuerza en repetir , pero en el que cada vez se le cree menos, tal y como se re-fleja en la encuesta de probidad de los gobernadores en el que salió reprobado con un 4.65 de calificación.

El mayor daño que se le ocasiona a Chiapas con las indecisiones del gobernador, están en la negativa y lentitud para realizar los cambios que se requieren en el gabinete, en el que se toman muy pocas decisiones, en circunstancias en donde lo que se requiere es de eficacia en la atención y solución de las demandas y problemas de la población y de las organizaciones sociales.

La opinión pública ya no le es favorable al gobernador y con las indecisiones, la inacción política y las confrontaciones entre funcionarios de su gabinete están creadas las condiciones para el colapso de una administración que no rompió con las prácticas del pasado y que a la fecha no ha sido capaz de establecer un sello de identidad de gobierno, en el que quede lo suficientemente claro cual es el legado que pretende heredar a las nuevas generaciones y cómo quiere que se le vaya a recordar.