JA Teline V - шаблон joomla Форекс
28
Wed, Oct
122 New Articles

Toda la preocupación en las elecciones del 2021

Editorial
Typography

La preocupación de todo el aparato público en Chiapas está dirigida hacia al proceso electoral del año 2021, que redefinirá la política, el ejercicio del poder y la composición de los grupos que se van a disputar el gobierno del Estado en las elecciones del 2024, en la que desde ahora se percibe un pobre perfil de candidatos jugando con la camiseta del gobernador del Estado.

En este sentido, es preocupante que los funcionarios públicos que perciben un salario para atender y resolver las demandas de la población se distraigan y ocupen su tiempo en el futurismo político. Un ejemplo de ello se observa en el trabajo político que desarrolla el fiscal del Estado Jorge Luis Llaven, que busca la diputación federal en el Distrito de Villaflores y cuenta no solo con la complicidad del gobernador sino con el respaldo del presidente Mariano Rosales, quien en distintos momentos le ha preparado eventos para que el fiscal socialice con los electores del Distrito.

En las elecciones del 2021 el partido Morena se juega su futuro y no se percibe cómo pueda llegar a ganar las 13 diputaciones federales en disputa y la mayoría en el Congreso Local y en las presidencias municipales. La realidad es que ese partido no existe orgánicamente aunque toda su estrategia de campaña la va a desarrollar con la imagen del presidente de la república y con un discurso que busque convencer al electorado de que se requiere de su voto para respaldar el movimiento encabezado por el presidente.

A su vez, también en una realidad de que no existe una oposición que contrarreste las intenciones de fortalecimiento de Morena y no existen figuras ciudadanas con trabajo político que arrastre una intención del voto. Dicho en otras palabras, no hay opciones políticas que podrían garantizar una competencia electoral.

Sin embargo, por el futuro de la entidad que está en disputa, no se debe permitir que desde ahora se presente el manoseo político y el intervencionismo desde el palacio de gobierno, como ya se hizo con la aprobación de reformas electorales al vapor que condicionan las oportunidades políticas sobre todo de las candidaturas ciudadanas. Las experiencias políticas electorales en Chiapas han sido desastrosas en las últimas elecciones. La población se equivocó en el año 2006, en la que salió electo Juan Sabines Guerrero; se equivocó en el 2012, con Manuel Velasco Coello y se equivocó con Rutilio Escandón, quien no sabe, no quiere y no puede construir gobernanza en Chiapas, en donde la administración camina sin rumbo, sin programas de gobierno y sin gabinete, quienes están más preocupados en las elecciones del próximo año que en la toma de decisiones eficaces.

Las elecciones del 2021 representan un parteaguas, en donde se buscará derrotar a Morena, evidenciar los pobres resultados de un gobierno que se presenta de izquierda sin en verdad ser-lo, pero que también abre la posibilidad de mantener con vigencia política al partido verde, que resultó un desastre como gobierno, pero que mantiene en estos momentos la estructura electoral más aceitada en el escenario político.