JA Teline V - шаблон joomla Форекс
19
Mon, Oct
144 New Articles

Continúa la crisis sanitaria

Editorial
Typography

La función fundamental de todo gobernante es tomar decisiones, y a veces se quisiera que esa decisiones beneficiaran a la mayoría, pero son muchas ocasiones en la que se observa que esto no es así, en donde se terminan privilegiando otros intereses o se complacen ideas personales y con ello se provocan grandes sacrificios a la población. Lo que sí resulta indiscutible es que las decisiones políticas que toman los gobernantes, para bien o para mal, tienen trascendencia y marcan el rumbo y destino no solo del Estado sino del con-junto de la sociedad, por eso resulta de importancia que siempre haya una acertada toma de decisiones.

La actual crisis del coronavirus obliga a que se tomen medidas adecuadas no solo para combatir esta pandemia sino para procurar que la crisis económica generada por la parálisis de las actividades económicas profundice los problemas de pobreza, de desempleo y de caída de la producción, sobre todo la agrícola, que es lo que permite mantener la soberanía alimentaria.

En la indefinición de los gobernantes, la peor situación se encuentra cuando en una situación de escasez de alimentos, como se prevé se presente en los grupos en condiciones de vulnerabilidad, se limite a no hacer nada y pretenda resolver los problemas con discursos en donde solo se muestre vaguedad y se lave las manos ante la responsabilidad inter-nacional que tiene el Estado de proteger y garantizar la salud y la alimentación de la población.

En el caso específico de Chiapas hay que señalar enfáticamente, que se están dejando de tomar medidas presupuestales que permitan asegurar los fines del Estado social. Hasta este momento hay un silencio que puede ser criminal, respecto a las decisiones de ajustar el presupuesto de la administración para brindar los apoyos necesarios al servicio hospitalario y a la población, sobre todo ahora que se prevé un nuevo brote de la enfermedad.

El gobernador debe utilizar el poder a su alcance con el propósito de equilibrar las situaciones de disparidad que están viviendo las personas y los grupos en esta contingencia sanitaria. En donde lo deseable es que se busque garantizar estándares de vida mínimos y así procurar la distribución de insumos para la salud y alimentos a estos sectores de población en condiciones de vulnerabilidad. Pero el gobernador se viene equivocando al no determinar la reasignación presupuestal, cuando existen disponibilidad de recursos para proveer lo necesario, y en lugar de emplear los recursos públicos prefiere exprimir el sala-rio de los funcionarios al servicio del Estado como si se requiriera de la caridad.

El manejo de la pandemia no ha sido el adecuado y continúa ausente la elaboración de un plan emergente de recuperación económica y de generación del empleo en la entidad.