JA Teline V - шаблон joomla Форекс
19
Mon, Oct
144 New Articles

No se sabe, no se puede y no se quiere gobernar

Editorial
Typography

La crisis sanitaria le brindó la oportunidad al gobernador Rutilio Escandón de hablar con franqueza a la sociedad chiapaneca y de señalar que en Chiapas, con más de una década con gobiernos desafortunados, hay todo por hacer y que en la tarea de construir el Chiapas que todos anhelamos ya no se puede desperdiciar ni un solo día en el gobierno y mucho menos perder el tiempo en rencores, en pleitos estériles y en ajustes de cuenta, en donde finalmente hay una distracción en las obligaciones de gobernar y se promueve la división en la población chiapaneca.

Esto es necesario porque el gobierno de Rutilio Escandón no tiene una oposición ni contrapesos y además es falso que haya una intención conspiradora para buscar un interinato y nuevas elecciones. En realidad la única barrera que tiene esta administración es el de la imaginación y el de diseño de proyectos y políticas públicas para gobernar la entidad, en el que lamentablemente no ha tenido gobierno y con ello se creó un vacío de poder, que se viene subsanando con la represión como sucedió el día de ayer en el municipio de Chilón, y por el empleo sistemático de la fiscalía general, que se caracteriza por la práctica de la tortura y la fabricación de pruebas.

La paradoja en Chiapas es que no existe la oposición, pero a su vez hay grandes ausencias de gobierno y esto se debe simple y sencillamente a que el gobernador no ha sabido construir gobernabilidad, aún y cuando  no tiene a nadie enfrente que se lo impida y ya nos encontramos en el mes 22 de la gestión de gobierno, sin nada que nos ayude a entender en que consiste la cuarta transformación, ni qué es lo que se va a transformar en Chiapas ni cómo se va a dar esa transformación de la que tanto se habla pero que no se percibe.

En Chiapas las cosas no caminan bien y el gobierno no presenta alternativas ni políticas ni económicas, y la crisis sanitaria terminó desnudando la ausencia de programas que agudizan la precaria situación en la que viven dos terceras partes de la población.

Si el gobernador quiere construir márgenes de legitimidad, eficacia y gobernabilidad, requiere del diseño de programas que permitan sortear la contingencia sanitaria y establecer condiciones mínimas para enfrentar la crisis económica que se avecina para ello se requiere en lo inmediato: crear un seguro de desempleo para 100 mil personas que estaban sin trabajo o que fueron des-pedidos por esta crisis sanitaria, y crear un fondo para establecer un programa emergente de recuperación económica y generación del empleo, en donde haya una negociación del gobierno con la banca para establecer préstamos con una tasa anual mínimo al 7 %, en el que el gobierno absorba la deuda de los intereses y  que los préstamos se otorguen para el fomento de las actividades productivas con una tasa cero de intereses, en el que la autorización de los montos de apoyos estarían relacionado con la creación de nuevos empleos.