JA Teline V - шаблон joomla Форекс
29
Sun, Nov
118 New Articles

El brazo derecho del fiscal es detenido

Editorial
Typography

Se avecina un escándalo policial debido a la obligada detención del comandante Santos, quien es acusado del homicidio de uno de sus escoltas personales el sábado 14 de noviembre. La fiscalía del Estado y la secretaría de seguridad buscaron encubrir al coman-dante Santos bajo el argumento de la legítima defensa, pero fueron los propios policías los que hicieron pública la denuncia y eso orilló a que se procediera a la destitución del director de la policía estatal y que se iniciara la carpeta de investigación del comandante Santos.  

El fiscal del Estado se ha manejado desde un inicio bajo el doble discurso: le gusta hablar del combate frontal a la impunidad, cuando es de todos sabido que utiliza los métodos más retrógradas en la investigación policial para fabricar delitos y violar la presunción de inocencia, cada vez que monta el teatro de detenciones y exhibe a los presuntos culpables, quienes se declaran confesos a partir de los métodos de tortura que utiliza.

Son muchos los yerros  del fiscal general; recientemente inventó la detención de una presunta red de trata infantil y detuvo a un grupo de personas, cuando la realidad se impuso demostrando que los acusados son una familia ampliada, integrada por varias familias, que se dedican al comercio informal, y las señoras acusadas de trata son las madres de los niños; como el caso jurídicamente ya se le cayó, con graves consecuencias para la fiscalía por las violaciones a derechos humanos en las que incurrió, de inmediato se cambió el delito y ahora las mujeres están siendo sometidas a la justicia por maltrato infantil.

La fiscalía del Estado ha dado muestras de protección a la delincuencia organizada, es más, ministerios públicos y comandantes de la dependencia han sido señalados de formar parte de la red de la delincuencia organizada y de ser responsables de secuestros, asaltos y tráfico de droga, en donde el nombre del comandante Santos ha sido frecuentemente mencionado sin que la fiscalía haya realizado el mínimo intento de investigar y castigar a los malos funcionarios y depurar esa dependencia.

Lo criticable, es que propio fiscal ha sido acusado de practicar la tortura y de enrique-cimiento inexplicable, en el que se le relaciona como socio de una universidad privada por la zona comercial de Home Depot y de ser socio de la cadena de farmacias Guadalajara, que se ha extendido por todo el territorio chiapaneco. Asimismo incurre en tráfico de in-fluencias y corrupción al contratar el alquiler de uno de los anexos de la universidad, pro-piedad de su tío y protector, que fue bunker de campaña de Rutilio Escandón, para insta-lar las oficinas de una de las fiscalías de esa dependencia.

El fiscal Jorge Luis Llaven es un policía y piensa y actúa como policía, de allí que en la fiscalía no exista el interés por cumplir con los procedimientos jurídicos y prevalezca el abuso de autoridad en las investigaciones ministeriales y que el comandante Santos haya tenido manga ancha para actuar, lo que derivó en presuntas redes de protección a la delincuencia organizada, en donde no se puede ocultar que esta protección se brindó con la anuencia del fiscal del Estado. 

La investigación de los delitos cometidos por el comandante Santos deben de realizarse con la debida diligencia, pues el personal de la policía asegura que la detención fue pura simulación, debido a las complicidades que existen entre el comandante Santos con el fiscal del Estado.