JA Teline V - шаблон joomla Форекс
21
Thu, Jan
119 New Articles

El gobernador incurre en delitos de comisión por omisión

Editorial
Typography

En Chiapas hay un gobierno sin rumbo, agobiado por los problemas y sin ideas de qué es lo que se debe de hacer. Eso se observa en los actos que preside el gobernador, que se caracterizan por la irrelevancia, rodeado de subordinados que no representan nada, que no tienen trayectoria, que no aportan nada a la gobernanza de la entidad y cuyo resultados en los 2 años de administración son nada halagüeños.  Situación que muestra que la propuesta de la transformación se quedó en un discurso hueco, demagógico, sin credibilidad y cada día más desgastado.

En estos dos años transcurridos, resulta claro que Rutilio Escandón no tiene cuadros formados para gobernar con eficacia y la actual administración se encuentra saturada por el nivel de incompetencia que hay en las diferentes secretarías, lo que evidencia que no hay un gobierno diferente y menos con los postulados de la izquierda; esta carencia de cuadros resulta imperdonable para un personaje que buscó la gubernatura en tres ocasiones y que ahora que la tiene no sabe qué hacer y está resultando un verdadero fraude.

A esto se le agrega un hecho evidente, que Rutilio Escandón no conocía la multiplicidad de problemas en la entidad, en el que se entrelazan problemas estructurales, como el de la pobreza, con problemas históricos, como el fracaso y desinterés de la clase política para modificar la estructura social en Chiapas, anclada en el pasado, con problemas coyunturales provocados por la inseguridad y por la manera como se da la distribución y el manejo del presupuesto.

Hay que señalar, que el desorden social que se vive hoy día en Chiapas está siendo provocado por el propio gobierno, donde no se toman decisiones y se dejan avanzar los conflictos, a un punto en que se pone en riesgo la seguridad nacional. Pero eso no lo entiende el gobernador, que vive en una burbuja alejado de la realidad social, que lo hace flotar, razón por la cual camina sin tocar el piso.

Las cosas en Chiapas ya estaban mal y la pandemia vino a agudizar la ausencia de gobierno en donde el número de contagios y de fallecimientos por causas del Covid 19 se ocultan en los informes y se reportan datos falsos para aparentar de que el virus se encuentra bajo control.

Frente a este ocultamiento de la información, las redes sociales se convirtieron en el termómetro de la dimensión del problema que se está viviendo, sobre todo porque a diario se anuncian fallecimientos que no son parte de las estadísticas oficiales, pero se sabe que el virus está atacando a familiares, amigos, vecinos y a compañeros de trabajo, lo que hace inentendible la política de la mentira del gobierno, debido a que los fallecimientos continúan y cada vez son más cercanas a los vínculos sociales establecidos.

Lo delicado para el gobernador y sus secuaces es que están incurriendo en responsabilidades por el número de fallecidos y en su momento, cuando dejen el cargo, pueden ser denunciados por el delito de crímenes de comisión por omisión, debido a que nadie les puede asegurar que no van a ser llamado a cuenta, por las consecuencias de sus actos irresponsables.