JA Teline V - шаблон joomla Форекс
28
Sun, Feb
122 New Articles

La realidad de un gobierno incierto

Editorial
Typography

En el inicio del tercer año de gobierno, la opinión pública no le es favorable al gobernador, quien con las indecisiones, la inacción política, la ausencia de políticas públicas para el bienestar, el mal manejo de la crisis sanitaria y la falta de apoyos y estímulos fiscales para evitar el cierre de empresas y despido de trabajadores, constituyen las condiciones para que las votaciones intermedias demuestren el fracaso de la administración que encabeza Rutilio Escandón, quien prometió la transformación y lamentablemente está convertido en la continuidad de los gobiernos pasados, que mucho daño le hicieron a la sociedad chiapaneca.

La única ventaja que tiene el gobernador en este proceso electoral, es la ausencia de una oposición real al gobierno, que no está presentando candidaturas sólidas y de compromiso social, que encabece el profundo malestar social que existe y que está acompañado de movilizaciones, cierre de carreteras, toma de casetas y de una violencia que provoca el secuestro de funcionarios estatales y municipales, sin que haya la intervención de mediadores y negociadores políticos, lo que muestra graves problemas de gobernabilidad en todo el territorio.

En mucho, estos problemas se deben a la inacción gubernamental y la falta de atención a la protesta social, situación que está acompañada de la indiferencia en la toma de decisiones del propio gobernador, quien no controla los hilos del poder en la entidad y desde palacio de gobierno se envían señales que contradicen el discurso de la transformación.  

Los principales problemas de la administración de Escandón Cadenas son la ausencia de gabinete, la falta de proyectos, el descuido en el manejo de una agenda política y la ausencia de políticas públicas que concreten el cumplimiento de los derechos humanos. A esto se le agrega el desconocimiento que se tiene de la multiplicidad de problemas en la entidad, como el de la pobreza, el fracaso y desinterés de la clase política para modificar la estructura social en Chiapas, que se quedó anclada en el pasado, y con muchos problemas provocados por la mala planeación, distribución y ejercicio de los recursos presupuestales.

A menos de cinco meses de las elecciones queda claro resulta claro, que Rutilio Escandón no tiene cuadros formados para gobernar y que la actual administración está a punto del colapso debido al nivel de incompetencia que hay en las diferentes secretarías, lo que evidencia que no existe un gobierno diferente, que tampoco se gobierna con los postulados de la izquierda como se pretende hacer creer y no existe ninguna transformación, pues se vive la continuidad de los malos gobiernos que lo precedieron.

Las cosas están realmente mal en Chiapas, que MORENA necesita de la alianza con el partido verde para obtener triunfos electorales, cuando el verde en la entidad representa la peor versión del PRI y el más claro ejemplo de un gobierno corrupto, en el que tristemente en nada se diferencia al gobierno de MORENA en Chiapas.