JA Teline V - шаблон joomla Форекс
17
Sat, Apr
122 New Articles

La irrelevancia de gobernar

Editorial
Typography

En Chiapas hay una administración al borde del colapso. Esto se debe fundamentalmente a la postura del gobernador que considera irrelevante gobernar y toda su gestión se caracteriza por la indiferencia y la abulia, rodeado de subordinados que no aportan nada a la gobernanza de la entidad y cuyo resultados en los 27 meses de administración son nada halagüeños.  Situación que evidencia que el gobernador está solo, rodeado de colaboradores por debajo de la medianía, sin proyecto de gobierno y con un discurso de la 4t hueco, demagógico y cada día más desgastado.

La irrelevancia del gobierno se nota con el programa de vacunación contra el Covid 19 en Tuxtla, que es todo un desastre, sin planeación ni organización y sin la confianza de la población, a punto tal que desde anoche, los centros de vacunación están abarrotados, debido al pánico que se generalizó de que las vacunas no alcancen y que la violencia se desborde.

El gobernador Rutilio Escandón simplemente dejó escapar la oportunidad de gobernar seria y eficazmente a Chiapas. Está claro que los problemas de la entidad son superiores a sus ánimos y talento y no se rodeó de hombres y mujeres que tuvieran conocimiento e imaginación de lo que Chiapas requiere para cambiar su rostro de pobreza y de violencia.

Las fallas que presenta la administración de Rutilio Escandón indican que hay  mayores deficiencias que las vividas en los gobiernos de Juan Sabines y Manuel Velasco, en el que la población llegó a considerar que nunca se tendrían peores gobiernos que el de ellos, pero Rutilio Escandón está empecinado en demostrar que él supera en mucho el desgobierno que se vivió durante doce años: con una economía decreciendo, con una disminución en el empleo, con una deuda pública que carcome el futuro de Chiapas, con una crisis sanitaria desbordada, en donde el número de contagios y de fallecimiento son mucho mayores a los que anuncia el gobierno, con  actividades agropecuarias colapsadas  y con una crisis económica en puerta que va a acrecentar el número de pobres en la entidad. La peor comparación que puede hacerse de estos tres gobiernos es que por lo menos Sabines y Velasco tenían colaboradores que atendían y resolvían a su manera las demandas. Uno tenía a Nemesio Ponce y el otro a Roberto Rubio: Rutilio Cadenas no tiene a nadie.

Hay que señalar, que el desorden social que se vive en Chiapas en mucho ha sido provocado por el propio aparato público, donde no se toman decisiones y se dejan avanzar los conflictos, a un punto en que se pone en riesgo la seguridad nacional. Pero eso no lo percibe el gobernador, que vive en una burbuja alejado de la realidad social, en el que está convencido que viene realizando un extraordinario gobierno, en el que incluso se imagina que puede ser el sucesor de López Obrador, cuando su administración ni siquiera puede sacar con eficacia un programa de vacunación.