JA Teline V - шаблон joomla Форекс
22
Wed, Sep
95 New Articles

No se responde a las necesidades de agua

Editorial
Typography

La concesión de la explotación hídrica de la empresa FEMSA- Coca Cola en San Cristóbal de Las Casas es a todas luces desventajosa. A la Coca se le autorizó la extracción de un millón 150 mil litros de agua diarios y por ello hace una aportación económica al gobierno federal de 10 centavos de dólar por cada ml litros que extrae, Esto de acuerdo con la información publicada por el periódico The New York Times el 16 de julio del 2018 que se encuentra en este link https://www.nytimes.com/.../chiapas-coca-cola-diabetes...

La cuota diaria que paga FEMSA-Coca Cola por la extracción de agua es de 2 mil 300 pesos diarios, pero la venta de esta misma agua, convertida en refresco azucarado, le produce un ingreso superior a los 50 millones de pesos diarios, lo que representa un negocio extraordinario, que no genera beneficio alguno en la mejora de vida de miles de comunidades en los Altos a Chiapas, que paradójicamente, carecen de agua potable para el consumo.

¿Por qué el Estado mexicano permite un negocio tan redituable a la Coca Cola sin que haya mejoras en las comunidades? ¿Cuál es el beneficio que recibe San Cristóbal con la explotación hídrica que realiza la empresa Coca Cola? El malestar que hay en cierto sector de la población de la Región Altos en entendible: la carencia de agua potable para miles de personas y viviendas es contrastante con los extraordinarios beneficios que la Coca Cola extrae del subsuelo chiapaneco y más si se considera que los beneficios económicos para la población son mínimos.

En San Cristóbal se ha venido gestando un movimiento de resistencia en contra de la explotación del agua que realiza esa empresa, y el Estado no ha establecido los mecanismos para construir un acuerdo que garantice el agua potable a toda la región en las condiciones que señala el artículo 4º de la Constitución,  que sea suficiente, salubre, aceptable y asequible. Sin embargo el problema de San Cristóbal no es sólo del agua sino de su saneamiento. En la Ciudad no hay una sola planta tratadora de aguas residuales, lo que significa que las aguas negras se descargan en los ríos y al aire libre, ocasionando una grave contaminación a la naturaleza. 

Sobre la base de los hechos el servicio del agua ha sido privatizado: la población compra pipas de agua para cubrir las necesidades o bien se consume el agua potable a través de la compra en los garrafones. Esto debiera de conducir al establecimiento de nuevos compromisos políticos y de realizar acciones que disminuyan las tensiones o condiciones críticas que dificultan el acceso al agua, pero falta voluntad política, aún y cuando la relación de los grupos con la Coca Cola en San Cristóbal, se ha convertido en una bomba de tiempo.