JA Teline V - шаблон joomla Форекс
22
Wed, Sep
95 New Articles

La política tiene en el abandono a Chiapas

Editorial
Typography

El Presidente de la República está de gira por dos días en Chiapas, en un momento en que la entidad se encuentra al borde del colapso y con evidencias claras que muestran que la transformación que  ofreció no camina. Las condiciones sociales de Chiapas están hoy peor que nunca. Sin gobierno, sin agenda pública, sin programas de desarrollo, con una corrupción igual o mayor que en los gobiernos anteriores, con una caída en la producción de maíz, con mucha indiferencia del gobernador, que llegó a la conclusión de que los problemas ya estaban antes de que él fuera el gobernador y considera irrelevante gobernar.

El gobierno en Chiapas perdió legitimidad y no hay esfuerzo alguno para construir consensos, lo que implica que se prescindió de la negociación, en circunstancias de incremento de la violencia con la protesta social a la alza y con un movimiento magisterial que se encuentra en pié de lucha. Todo ello se debe fundamentalmente a que en Chiapas se abandonó la vía política como la opción de gobierno.

Dentro del discurso del gobernador se escucha reiteradamente la lucha contra la corrupción y se menciona la política de la 4t, pero sobre la base de los hechos no hay resultados ni de una ni de la otra y la muestra más clara del caos se encuentra en el municipio de Carranza, lugar donde nació, que no tiene gobierno municipal, en donde no hubo elecciones y donde prácticamente es imposible instaurar un gobierno por la vía democrática.

La economía en Chiapas está hecha trizas, sus dos pilares importantes; la producción agrícola y el turismo están en crisis, con una población en 75 % en pobreza, sin posibilidades de abandonar esta condición simplemente porque no se genera empleos y con serios problemas provocados por la migración internacional, en los municipios de la frontera sur. Lo inadmisible es que frente a esta situación, que dificulta la viabilidad de construir gobierno, el gobernador decide cancelar la vía política y con ello, pone en riesgo la gobernabilidad democrática del proyecto presidencial, pues las condiciones de violencia en Chiapas y la porosidad de su frontera representan un problema de seguridad nacional, que prende la alarma en los Estados Unidos, debido a sus políticas de combate al terrorismo.

Los problemas de Chiapas son un asunto serio y desafortunadamente no existe una atención debida por el gobierno federal, que minimiza los daños que se pueden sufrir por una escalada de violencia que derive en una masacre. La frontera sur está abandonada y colapsada por la ausencia de políticas migratorias que provoca que miles de haitianos, africanos, cubanos y centroamericanos, se posesionen de las calles de Tapachula sin ninguna medida sanitaria que proteja la salud de la población.

Se requiere urgentemente de decisiones políticas. Políticas de seguridad, políticas de gobernabilidad, políticas de fomento a la producción y el empleo, políticas de inversión, políticas para reducir la pobreza y políticas para construir el consenso. Nada de esto es preocupación de la autoridad local, que considera que todo esto es irrelevante.