JA Teline V - шаблон joomla Форекс
22
Wed, Sep
95 New Articles

Pruebas de la ausencia de gobierno

Editorial
Typography

Hay un señalamiento reiterado sobre la ausencia de gobierno en Chiapas. Al respecto, son muchas las pruebas que validan este dicho, sin que haya una mínima preocupación en el gobernador, para cambiar ese estado de cosas, y quien se muestra feliz inaugurando calles en los municipios, como si con esto se cumpliera con la alta responsabilidad que significa gobernar uno de los Estados más complejos del país.

Pantelhó es una muestra de la ausencia de gobierno. Fueron muchas denuncias las que se presentaron en contra del grupo de “Los Herrera”, sin que ninguna autoridad investigara e hiciera prevalecer el cacareado estado de derecho. Lo preocupante, es que el surgimiento del grupo de autodefensa “El Machete”, éstos le exigieron a la fiscalía el cumplimiento de las órdenes de aprehensión y en reunión de gabinete de seguridad el fiscal indígena, que días después fuera asesinado, señaló que las órdenes estaban listas pero que se requería del apoyo de la policía estatal y la secretaria de seguridad, asustada manifestó que la situación de Pantelhó imposibilitaba el cumplimiento de esas órdenes, que se requería del apoyo de la Guardia Nacional o del Ejército. Frente a esta actitud negligente de los funcionarios del Estado, el grupo Machete decidió ejecutar ellos mismos la detención de los presuntos responsables y quemaron viviendas y vehículos, y desde el 26 de julio tienen retenidas a 21 personas, presuntos responsables de la violencia que sufrieron los pobladores. Estas personas continúan retenidas por el grupo de autodefensa y el Estado ha permitido que a estos 21 retenidos se les viole derechos humanos, lo que significa que el Estado de Chiapas es incapaz de garantizar los derechos humanos en la entidad.

Todos los días hay agravios entre Chenalhó y Aldama y la autoridad ha sido incapaz de implementar medidas preventivas y de protección con el fin de garantizar el cese de hostilidades. Se han firmado pactos de no agresión. El subsecretario federal de derechos humanos ha estado reunido con los grupos agresores, pero la situación sigue siendo la misma y los enfrentamientos continúan, haciendo evidente que no hay gobierno.

Otra muestra más de la ausencia de gobierno se vive en la comunidad de Nueva Palestina, quienes tienen retenido desde hace 28 días al defensor de derechos humanos Ángel Ancheita Villafuerte. La falta de talento de los funcionarios del estado que negocian este caso es evidente, a punto tal que manifiestan que es un problema entre particulares, ignorando que son obligaciones del Estado proteger, respetar y garantizar los derechos humanos de todas las personas y en este caso, al igual que los 21 detenidos en Pantelhó, el gobierno no lo está haciendo y por lo tanto incurre en una responsabilidad internacional del Estado y por estos hechos, puede ser denunciado en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En ambos casos los retenidos debieron de ser presentados ante un juez, y al no hacerlo se incurre en una privación ilegal de la libertad y esta privación de libertad, en la que subyace la tortura psicológica, es lo que está permitiendo el Estado. Con ello se deja de respetar y garantizar el goce pleno de los derechos humanos y aunque esto sea generado por particulares el Estado se convierte en responsable al incumplir con lo dispuesto por el artículo 1º de la Convención Americana de derechos Humanos. Esta situación ya lo resolvió la Corte Interamericana en la sentencia del caso Velásquez Rodríguez VS Honduras que en el párrafo 172 señala: “En efecto, un hecho ilícito violatorio de los derechos humanos que inicialmente no resulte imputable directamente a un Estado, por ejemplo, por ser obra de un particular o por no haberse identificado al autor de la trasgresión, puede acarrear la responsabilidad internacional del Estado, no por ese hecho en sí mismo, sino por falta de la debida diligencia para prevenir la violación o para tratarla en los términos requeridos por la Convención”.