JA Teline V - шаблон joomla Форекс
22
Wed, Sep
95 New Articles

27 años después del EZLN

Editorial
Typography

La falta de justicia, la pobreza y la desigualdad social, son tres problemáticas que permanecen inalterables en Chiapas. En enero de 1994, estalló en una región del estado, el más importante movimiento social de las últimas décadas en el país, pero en realidad pareciera que no pasó nada en este territorio. Las cosas no sólo no cambiaron sino que en muchos indicadores de desarrollo se empeoró.

Sin embargo, en estos 27 años, la federación envió cientos de miles de millones de pesos a la entidad, que si se hubieran empleado adecuadamente, las condiciones sociales serían otra muy distinta a la que estamos viviendo.

¿Qué pasó realmente? ¿En qué se utilizaron esos recursos? ¿Por qué no hubo un cambio en la mejora de la calidad de vida en los chiapanecos? ¿Por qué se continúa en el atraso?

Una medida que se le aplaudiría al Congreso Local, es que acordara la integración de una comisión de la verdad, con el propósito de investigar y conocer cuál fue el destino que tuvieron esos recursos públicos, en dónde se invirtieron. Esto porque resulta inaceptable que no se hayan producido mejoras en la entidad, pese a los cuantiosos recursos que fueron canalizados al estado.

En muchos aspectos sociales Chiapas está peor. Por ejemplo en educación, se pasó de un presupuesto de 7 mil millones de pesos en 1994, a más de 30 mil millones de pesos en el 2021, pero el Estado continúa con el rezago educativo más alto en el país. Inclusive es más alto el porcentaje de personas que no han concluido la primaria en este momento en comparación con los datos del año 1994. De la misma manera el analfabetismo no ha disminuido en la entidad, pero sí se redujo en el resto del país.

En estos 27 años, los niveles de pobreza y de pobreza extrema crecieron en Chiapas, cuando en otras entidades del país se redujo.

Es un hecho que en estos 27 años, Chiapas tuvo oportunidades para mejorar su destino. Por eso se ha señalado que el problema de la entidad no ha sido la falta de presupuesto, porque la federación le ha canalizado recursos considerables que han sido desperdiciados y dilapidados. En este sentido el problema de la entidad se debe a la falta de proyectos y rumbo que incida en la construcción de un Chiapas mejor. El problema está en la cabeza del gobierno en donde indiscutiblemente se han tenido pésimos gobernadores, a punto tal que el gobierno de Pablo Salazar resulta inmejorable comparados con los que le precedieron.

Del año 2000 al 2021, se han destinado a Chiapas más de un billón 150 mil millones de pesos, pero en ese período el Estado ha sido gobernado por políticos y funcionarios depredadores, que por la corrupción en su desempeño y por lo escandaloso que resultaron en sus decisiones políticas, pronto se convirtieron en gobiernos desafortunados, por lo que deben ser investigados y castigados aquellos que resulten responsables del saqueo y despilfarro.