JA Teline V - шаблон joomla Форекс
18
Mon, Oct
126 New Articles

Es irrelevante gobernar

Editorial
Typography

Chiapas vive una notoria crisis de gobernabilidad que está motivada por distintos orígenes. Un rezago social histórico en gran parte del territorio; la falta de oficio político en el actual gobierno de la entidad; la ausencia de toma de decisiones que se alimenta con la inercia de la mayoría de las secretarías y dependencias públicas; la indiferencia del gobernador frente a las demandas de la población que no son atendidas por ningún nivel de gobierno; la permisividad a los grupos paramilitares; a la incapacidad en la aplicación de la ley; al adelanto de los tiempos políticos por la búsqueda de la gubernatura, en donde el presidente busca apuntalar a Zoé Robledo, quien tiene dificultades para ponerse de pie por lo que se cae solo; y, por el mal uso del presupuesto en el que no hay eficacia y por lo tanto no se utilizan los recursos para construir gobernabilidad.  

El bien común no es ni remotamente la preocupación de este gobierno. Aquí se están privilegiando los proyectos personales y se vienen utilizando los recursos públicos para promocionar la imagen de los funcionarios, quienes, en su mayoría, carecen del don de la virtud para desempeñarse en el servicio público y que con la indolencia con que vienen actuando le están haciendo un daño incalculable a Chiapas.

Las protestas recientes en varios municipios son claros indicios de la ausencia de gobierno y en donde el gobernador Rutilio Escandón es exhibido en los medios nacionales por su falta de manejo político y por la creciente presencia del narcotráfico en su gobierno, en la que la secretaría de seguridad y la fiscalía brindan protección a la delincuencia organizada.

En Chiapas se requiere con urgencia un cambio de timón. El deterioro de las relaciones sociales es creciente  y el gobierno a la fecha no  ha mostrado las estrategias adecuadas para solucionar las demandas de los grupos. Es más, está propiciando mayores conflictos y enfrentamientos, por decisiones ilegales como la integración de Concejos municipales y  por la falta de conocimiento de los problemas, la cultura y las costumbres en los pueblos indígenas, que condujo a ceder espacios del Estado a grupos de autodefensa como está sucediendo en Pantelhó, Simojovel y Altamirano.

La imagen del gobernador del Estado ha iniciado una fase de deterioro y de pérdida de legitimidad, en donde su nivel de aceptación es menor del 40%, con una clara tendencia a la baja, y sin posibilidades a mejorar su imagen. Sin duda, con tantos conflictos sin resolver, el gobernador consiguió la notoriedad que quería pero negativa. Lo malo es que la obtuvo a un costo político mucho mayor del esperado, lo que da muestra que nunca se imaginaron las consecuencias de la indiferencia y la frivolidad como estilo de gobierno, a punto tal que el gobernador considere irrelevante gobernar.