JA Teline V - шаблон joomla Форекс
23
Mon, May
121 New Articles

La difícil situación del gobierno municipal en SCLC

Editorial
Typography

La Ciudad de San Cristóbal de Las Casas, como cabecera de la Región de Los Altos  ha sido centro de impacto y en mucho instigadora de los movimientos sociales más relevantes en la entidad. Así fue en la rebelión indígena tseltal de1712; en el movimiento tsotsil de 1868; en el conflicto por el control de la capital del Estado en contra de Tuxtla Gutérrez en 1911; en el movimiento de defensa del orden institucional encabezado por los finqueros y rancheros en contra del Ejército Constitucionalista en 1914-1920, en donde SCLC conformó su propia división bajo el mando del general Alberto Pineda; así como en el movimiento zapatista de 1994.

A partir de esta trayectoria histórica de los movimientos sociales, se puede prever, que si hubiera un nuevo movimiento de insurgencia, la tendencia nos indica que sería en el territorio de influencia de San Cristóbal. Esto obliga al gobierno a prestar una mayor atención a toda esa área de gran complejidad, para contrarrestar cualquier situación de conflicto radical y evitar la ruptura del orden social. Sin embargo ese territorio se encuentra abandonado y, peor aún, con una gran polarización, con problemas y enfrentamientos entre los grupos, las comunidades y con una fuerte presencia de la delincuencia organizada, en el que se vienen empleando a indígenas desplazados, como fuerza de tarea, lo que hace más conflictiva la situación en San Cristóbal.

La legitimidad del gobierno estatal no existe en todo ese territorio, que padece una gran pobreza, que tiene un suelo poco apto para las condiciones agropecuarias, que vive un proceso de desertificación y de deterioro ambiental alarmante, que tiene un crecimiento demográfico acelerado, que con frecuencia vive conflictos religiosos, expulsiones, pugnas por el control de la tierra y que además a la gran mayoría de la población se le proporcionan  derechos sociales y educativos  con una deficiencia preocupante.

Bajo esas condiciones no debe de sorprender que la crisis de gobernabilidad en ese territorio sea mayor en los próximos meses, sobre todo si no se destinan apoyos necesarios para mitigar las profundas desigualdades urbanas, en donde existen cientos de comunidades en pobreza extrema, sin agua potable y sin servicios básicos, en donde no existe ninguna planta de tratamiento de aguas residuales, lo que significa que las aguas negras van a los ríos que atraviesan la ciudad, lo que provoca profundos daños ambientales.

Toda esta problemática la tiene que enfrentar el gobierno municipal, quien no tiene las capacidades financieras para enfrentar todos los daños que padece la ciudad, en donde se prevé que las condiciones socioambientales se compliquen en lugar de que vayan a mejorar.

Por eso se requiere de la urgente  intervención del gobierno federal y estatal, en el diseño de un plan de mejora, que atienda y resuelva un conjunto de problemas sociales que se viene recrudeciendo y que amenazan estallar en cualquier momento. Sin embargo, frente a esta problemática, ni el gobierno federal y mucho menos el gobierno estatal intervienen con políticas públicas para revertir la difícil situación de gobernabilidad y de inseguridad de San Cristóbal y su zona de influencia en la región, lo que genera que el gobierno municipal se encuentra solo frente a un conjunto de situaciones y hechos delictivos que son de carácter estatal o federal atender y resolver. Y la razón de que la presidencia municipal se encuentre sin el respaldo del Estado se debe más a una decisión malsana de orillar a la asfixia al gobierno municipal, con el fin de justificar la desaparición del ayuntamiento y nombrar un concejo municipal que responda a los intereses de Morena y del gobierno estatal.