JA Teline V - шаблон joomla Форекс
23
Mon, May
121 New Articles

Se repite la historia de las ejecuciones

Editorial
Typography

Las ejecuciones extrajudiciales son la expresión  de una violencia que crece bajo el amparo de la impunidad, en donde la aplicación de la ley se volvió irrelevante y la descomposición social ha llegado a niveles de tolerancia que estos crímenes ya no despiertan la indignación, a punto tal que se consideran parte de una normalidad.

Esta situación es ilustrativa en Palenque, municipio en el que en menos de una semana, hubo dos ejecuciones: primero fue un constructor y ahora un ganadero. Esto resulta significativo porque Palenque es el domicilio oficial del presidente de la república, situación que muestra niveles inusitados de violencia e inseguridad, en el que la delincuencia organizada tomó esa plaza como parte de su territorio, sin importar la presencia del presidente.

Para el Estado estas ejecuciones deben ser un reto y una responsabilidad mayor, en virtud del mensaje que se proyecta al resto del país es de un desprestigio, en donde hay una imposibilidad real para brindar seguridad en la ciudad en donde el presidente proyecta su residencia en los próximos años. Esto resulta inadmisible para un gobierno ligado al proyecto de Morena, quien no puede garantizar seguridad a la población, ni siquiera en donde están los intereses presidenciales.

Lo irrisorio, es que el gobernador proyecta como un logro de su gobierno los índices de seguridad, en donde con frecuencia anuncia la reducción de los delitos de alto impacto, inclusive en una visita presidencial en Tapachula, se rindió un informe que mostraba a Chiapas como un lugar seguro; pero los hechos, en una sola semana, demuestran lo contrario y la falsedad de ese discurso. No hay seguridad ni en el entorno social en el que López Obrador decidió que va a pasar los siguientes años de su vida, mucho menos en el resto del territorio de Chiapas.

Las ejecuciones de un constructor y el de un ganadero en Palenque, no son crímenes dentro de una normalidad sino que representan una provocación al Estado, porque implícitamente se envía  un mensaje de inseguridad en torno a la familia presidencial, en donde nadie está seguro en Chiapas.

Este mensaje no es un asunto menor, pero las autoridades de Chiapas no entienden de mensajes, porque están situados en el mundo de Rutilandia, que construyó el discurso de que Chiapas es el mejor lugar del mundo para vivir y para invertir, cuando la realidad muestra condiciones de violencia preocupantes y en donde hay historias recientes en otras entidades del país, que pasaron por la misma condición en la que Chiapas se encuentra y hoy tienen niveles de violencia incontrolables.