JA Teline V - шаблон joomla Форекс
01
Fri, Jul
118 New Articles

Las oportunidades perdidas

Editorial
Typography

En reiteradas ocasiones se ha señalado que Chiapas tiene los primeros lugares en aspectos negativos. En analfabetismo, en muerte materno infantil, en violaciones a la libertad de prensa, en el número de municipios con menor Índice de Desarrollo Humano, en el índice de feminicidios, etc., etc. No obstante esos señalamientos, el gobierno continúa  tomando decisiones políticas  inadecuadas y montando shows en actos públicos y está dejando de ser perceptible al malestar que prevalece en la población provocado por una desatención social generalizada, en donde los problemas de la población son ignorados y en las oficinas de la administración estatal no se realizan acciones para garantizar la gobernabilidad.

Los malos resultados en el gobierno son inaceptables, porque Chiapas no está en el abandono, cada año recibe un presupuesto considerable de recursos por parte de la federación, que si se aplicaran adecuadamente, con base a proyectos de desarrollo y no de ocurrencias, la historia de Chiapas se hubiera transformado en los últimos años radicalmente. 

Lo que sucede en realidad, es que históricamente Chiapas ha estado mal gobernado y no se ha fomentado la construcción de nuevas ciudadanías, que hubiera posibilitado una mayor participación política y establecido controles al ejercicio megalómano del poder de los últimos gobernantes.

Los gobiernos chiapanecos generalmente han sido retrógrados, carentes de proyectos de desarrollo y con una ausencia de visión de futuro. Al punto de que hoy, la propaganda del gobierno pretende vender la idea de que el proyecto de obras de los puentes que se viene realizando son para el bienestar y el progreso de Chiapas, como si el progreso y el bienestar de una sociedad se alcanzara con la pavimentación de calles y la construcción de puentes, que finalmente benefician al movimiento vehicular privado y no a la mejora del transporte público que utiliza la mayoría de la población.

La imagen que Chiapas proyecta por sus ineficiencias en el servicio público, es la de el paraíso de la oportunidades perdidas y más si se considera que en los últimos gobiernos se ejerció un presupuesto superior a un billón 300 mil millones de pesos – 66 mil millones de dólares para nuestros lectores por internet en el extranjero-, en donde los indicadores de bienestar y el índice de desarrollo humano no mejoraron en la entidad. La situación en el campo en los últimos 15 años es de un claro deterioro, a punto tal de que en la década de los 70 y 80 la entidad atraía fuerza de trabajo y hoy es expulsor de ella.

Chiapas antes del levantamiento zapatista de 1994, no aparecía dentro de las entidades con migrantes en el extranjero y a partir de los últimos 25 años, lamentablemente se ha convertido en una de las siete entidades con mayor expulsión de población migrante y los niveles de pobreza afectan al 75 % de la población.

La entidad es un polvorín, pero los funcionarios se niegan a ver esta realidad y continúan con desplantes y demagogias, que sólo muestran su nivel de incompetencia y con ello producen mucho daño al estado y desaprovechan las oportunidades y posibilidades de construir un mejor futuro para Chiapas.