JA Teline V - шаблон joomla Форекс
01
Fri, Jul
118 New Articles

En Chiapas es irrelevante gobernar

Editorial
Typography

La situación socio-económica en Chiapas –de pobreza, inseguridad, desempleo, delincuencia organizada y problemas con los migrantes-, amerita tomar decisiones políticas en el más alto nivel de gobierno y no se viene realizando. Durante muchos meses se tuvo como discurso de que a Chiapas le iba a ir muy bien con el gobierno de López Obrador, pero eso no se observa después de tres años de gobierno. Es más, en este gobierno se han tomado decisiones de muchas afectaciones a la entidad, prueba de ello es la cancelación de la Zona Económica Especial en Tapachula, sin que ese programa fuera sustituido por otro, con una inversión similar a la que estaba destinada para estimular la inversión y el desarrollo en la región; otra decisión contraria a los intereses de Chiapas es la ausencia de una política migratoria, lo que ha deteriorado la calidad de vida de los municipios fronterizos; hay un abandono en el mantenimiento de las carreteras que afecta la seguridad y las actividades turísticas en las entidad y, por último, la decisión ilegal del despojo del territorio chiapaneco aprobada por la Suprema Corte, en la que el gobernador y el presidente han guardado un silencio cómplice lo que demuestra un consentimiento a ese despojo

El problema mayor que vive Chiapas en este momento, es la ausencia total de autonomía del gobernador Rutilio Escandón frente al gobierno federal. En realidad, nunca ha existido autonomía del Estado frente al centro, pero nunca como ahora, el gobierno de Chiapas se encuentra tan sometido a los designios del presidente. A punto tal, que el gobierno de Rutilio Escandón está convertido en un apéndice del gobierno federal.

Chiapas requiere urgentemente de atención política y de inversión económica. Son muchos los problemas de gobernabilidad que hay en todo el territorio, y muchos de estos problemas se deben a la ausencia de una visión para ejercer un presupuesto con los propósitos de construir gobernabilidad. Esto ha ocasionado una desatención hacia las demandas del campo, aún y cuando Chiapas es un Estado agrícola, que debiera de contar con políticas de financiamiento y asesorías, pero este sector resulta irrelevante para este gobierno, a punto tal, que el presupuesto de la secretaría de agricultura tiene 300% menos de lo asignado en el último año del gobierno malogrado de Manuel Velasco: de mil 200 mil millones de pesos se redujo a menos de 400 millones de pesos.

Equivocadamente se argumenta que Chiapas recibe 4 mil millones de pesos anuales del programa federal sembrando vida, pero éste se destina a apoyar a 80 mil productores, pero en Chiapas existen más de 700 mil productores, lo que significa que el 88 % de los productores de la entidad se quedan sin apoyos, de allí la magnitud de los problemas sociales en Chiapas.

El otro sector productivo en Chiapas es el turismo, que vive una crisis no sólo por el Covid 19, sino por la ausencia de una política de seguridad, que combinada con la ausencia de atención política a los problemas sociales, se ve afectada cotidianamente con cierre de carreteras y asaltos, que afectan la imagen del Estado como destino turístico. Todo esto con la indiferencia de las autoridades que consideran como irrelevante el ejercicio de gobierno.