JA Teline V - шаблон joomla Форекс
01
Fri, Jul
118 New Articles

Que la ley prevalezca en la UNACH

Editorial
Typography

Lo que sucede en la UNACH, con la mala integración de la Junta de Gobierno, tiene una similitud con lo que plantea la doctrina de los frutos del árbol envenenado, que establece el criterio de que todas las decisiones que tome un órgano que está viciado de origen, sus resoluciones como consecuencia directa o indirecta están viciadas. Esto significa que las designaciones de Director de escuelas o facultades que haya realizado la actual Junta de Gobierno tienen un vicio de origen y por lo mismo, adquieren la característica de ilegales.

La Junta de Gobierno está mal integrada porque los cinco integrantes que la conforman son miembros del personal académico de la UNACH y la Ley Orgánica establece que solo cuatro deben serlo, pero además, una integrante de esta Junta desempeña funciones administrativas, situación que no está permitido, lo que la hace subordinada del Rector y le resta imparcialidad a las decisiones de ese órgano colegiado de gobierno en la Universidad. Pero a esto, hay voces que le agregan otro impedimento, que en aras de la transparencia la Universidad debe de aclarar en lo inmediato, que un miembro de la Junta carece del grado de Maestría, que la Ley Orgánica establece como requisito obligatorio deben de poseer los integrantes que forman parte de la Junta de Gobierno.

En esta perspectiva, el Consejo Universitario de la UNACH debe de atender con urgencia esta situación ilícita e integrar debidamente a la Junta de Gobierno, en el marco de la Legislación Universitaria y reponer el procedimiento de la reciente designación del Director de la Facultad de derecho, que no sólo está viciada de origen sino que se realizó a espaldas de la comunidad, al haberse convocado en un período de fin de semestre en donde los estudiantes no se encuentran en las aulas.  

El gobierno de la Universidad debe de garantizar el respeto irrestricto a la Legislación Universitaria, pero esto no se viene cumpliendo de manera escrupulosa, en el que de manera reincidente en la Oficina del Abogado General se viola el debido proceso y el principio propersona y lo más grave es que se fabrican delitos y faltas administrativas para levantar actas que condujeron a renuncias forzadas o a la rescisión laboral, lo que genera la sensación de que actúan como pandilleros en lugar de actuar como autoridades verdaderamente universitarias.

En la UNACH no hay un gobierno de leyes. Lo que hay es un conjunto de autoridades que se convirtieron en infractores de la Legislación Universitaria y que aplican sin procedimientos establecidos previamente, como establece el artículo 14 de la Constitución, sanciones y despidos en el que se violan de manera sistemática los derechos humanos.