JA Teline V - шаблон joomla Форекс
19
Fri, Aug
139 New Articles

La democracia en la 4t

Editorial
Typography

Las elecciones de consejeros en el Partido Morena ilustran el rostro de las prácticas democráticas en ese partido. Acarreo y compra de votos, quema de urnas,  relleno de urnas, menores de edad votando, golpes, acusaciones; todo esto provocado por la intención del gobierno que quiere apoderarse del partido, situación que reproduce las viejas prácticas del PRI y que convierte en automático a Morena en el partido del gobierno y no del pueblo, como se pretende hacer creer, lo que echa a la borda el discurso de la transformación.

Una regla de la democracia es el ejercicio del voto en libertad. Y lo que se vio fue el voto de la miseria. El voto que es condicionado por un pago o por los apoyos sociales. Personas que fueron llevadas a votar sin saber por quién, en donde el voto fue inducido y en algunos casos las boletas ya estaban marcadas.  

El gobernador jugó a ganar con sus funcionarios el consejo de Morena, pero nadie le ha dicho que con ello perdió al partido, debido a que hizo evidente la fractura, la división y porque tuvo temor a que se mostrara que él no tiene la mayoría, sin darse cuenta que su papel, en el mejor de los casos, era convertirse en árbitro. El error mayor que cometió es que se involucró en el proceso electoral del 2024 sin legitimidad; sobre todo, porque Rutilio Escandón no tiene legitimidad política y al involucrarse en el proceso interno perdió legitimidad en el partido.

Lo peor de todo es que el gobernador le apostó a la caquistocracia, jugó con funcionarios que políticamente representan a lo peor del gobierno y los hizo ganar a través de la corrupción en la compra de votos. Pero los resultados son ridículos: el secretario de obras; el secretario de hacienda; el director de comunicación social y la secretaria de agricultura ganaron ser consejeros, pero los resultados obtenidos no justifica la intervención del gobierno ni los recursos destinados para esta aventura, que políticamente tiene mayores costos que beneficios, pues se corre el riesgo que las elecciones se anulen y se ponga en evidencia el espíritu antidemocrático que priva en Chiapas.

Se ha dicho hasta el cansancio que todo fue un cochinero, sin embargo el gobernador y el aspirante oficial a presidir el partido en Chiapas, salieron a celebrar el triunfo de la democracia en Morena; salieron a decir que las elecciones fueron pacíficas y que hubo una participación libre, utilizando el  mismo lenguaje de mentiras y demagogia del PRI.

Estas elecciones lo que muestran es la ausencia de un trabajo político y de educación de los militantes, que hace evidente la fragilidad de Morena y demostró que como en los tiempos del PRI, Morena necesita del gobierno para ganar elecciones.