JA Teline V - шаблон joomla Форекс
02
Sun, Oct
122 New Articles

¿En dónde está el gobierno?

Editorial
Typography

La política no está funcionando en Chiapas, en el que se envían mensajes contradictorios. Por un lado, el gobernador insiste en publicitar éxitos malogrados en materia de seguridad, cuando presume que hubo 24 horas sin delitos de alto impacto, en el que considera que se garantiza paz y orden en la entidad, cuando el fin de semana se presentó en San Cristóbal nuevamente un suceso que pone en riesgo la vida de la población, en el que hubo un enfrentamiento de Los Motonetos con la elementos de la Guardia Nacional, a tal grado que la tienda Walmart tuvo que cerrar las cortinas de las puertas de acceso y salida por seguridad, quedando encerrada población, en el que habían niños.

No es la primera ocasión en que suceden este tipo de movilizaciones de este grupo de la delincuencia, que pone en riesgo a la población; la paradoja de esta situación, es que recientemente el gobierno en presencia del subsecretario de gobernación, Alejandro Encinas, realizó un evento en el que se proponen restablecer el tejido social en San Cristóbal y con ello construir nuevas oportunidades hacia elementos del grupo de Los Motonetos y 72 horas después de ese programa de gobierno, anunciado con bombo y platillo, la violencia se apodera nuevamente de esa ciudad.

El hecho es que la política no está funcionando en Chiapas, que de acuerdo a los resultados de una encuesta publicitada por el Periódico Financiero, el gobernador Rutilio Escandón tiene un 29% de aprobación y se encuentra entre los seis gobernadores peor evaluados. Con ese 29% de aprobación se evidencia una pérdida peligrosa de legitimidad, en virtud, que de acuerdo a ese resultado de la encuesta, el gobernador carece de representatividad, y eso se refleja con los problemas de gobernabilidad y de seguridad que hay en el Estado.

Se ha señalado reiteradamente que en Chiapas no hay gobierno, y eso se demuestra con resultados de encuestas que califican al gobernador entre los gobernadores con peores resultados. Este problema no es un asunto menor, porque representa la legitimidad o no de un gobierno que perdió credibilidad y que insiste en reproducir una estrategia de informar mentiras y que cada día está más alejado de los intereses de Chiapas.

En Chiapas no hay un pacto entre el gobierno y la sociedad chiapaneca, pero cada vez resulta más claro que sí hay un pacto de impunidad con la delincuencia organizada, como se puede observar en los sucesos de San Cristóbal en que no hubo detenidos y peor aún, quienes estaban detenidos fueron liberados, en el que se envía una mala señal de impunidad y de dominio por parte de la delincuencia organizada, que impone condiciones y exhibe el funcionamiento de un gobierno que solo tiene 29% de aprobación.